sábado, abril 29, 2006

Dokken

Gracias a quienes ya dejaron un post en Sangre, no creí que sucediera tan rápido. Y en cuanto a la edad, eso es lo de menos. Yo también tuve 15 años y me encanta recordarlo, para entonces por ejemplo lo "nuevo"era Slayer, Metallica, Anthrax, Helloween y muchas más, como Dokken.
Esto me lleva a escribir una breve reseña del concierto de anoche en el Hard Rock Live.
Pasé por Dokken en los 80, pero no podría decir que lo viví con intensidad. Toda esa camada pasó por mi sin mucho peso, Ratt, Cinderella, Warrant y demás son un buen recuerdo (y en ocasiones no tanto), pero nada más.
Mi expectativa entonces no era grande. Por cuestiones laborales tenía la oportunidad de ir y no pagar, sabía que vería a dos tres brotherators (éste término es obra del maestro Arturo Huizar) y finalmente, un parde buenas rolitas hard rockeras o de metal ligero no estarían nada mal.
Lo primero a destacar era que el hard Rock, contrario a su costumbre, estaba programando muy buena música mientras entraba la gente. Como siempre abrieron laspuertas con Hells Bells de AC/DC, pero a lo largo de una hora y media programaron temas y bandas de época que no suelen sonar por su rumbo. Maiden en la época Blaze Bailey, Judas con rolitas del Unleashed at the east, en fin, como preámbulo estuvo excelente y nos preparaba el ánimo para pasarla bien.
Dokken arrancó a las 10:40 pm. Había cerca de 450 personas y como suele suceder, aunque no eran muchos eran verdaderos conocedores.
Unchain the nite, Into the fire, Dream warriors, Kiss of death y The hunter abrieron la noche. La banda se nota compacta, tiene tablas y aunque Dokken ya no canta como solía hacerlo, se les notaba macizos y contentos. Siguieron Breakin the chains, Alone again (una de las más aplaudidas y cantadas) Paris is burning. Para presentar Too high to fly Don bromeó un poco con la gente y como no queriendo dejó su moraleja anti drogas. Just got lucky, It´s not love (otra delas coreadas a garganta rajada) y la clásica Tooth and nail cerraron la primera parte.
Don y Mick (batería) se ven un poco pasados de peso, pero nada tan grave como para que sea noticia. Dokken iba con jeans rotos, botas de punta y camisa blanca a medio cerrar. Parecía realmente un tipo nostálgico, aunque no por eso ha perdido su carisma y capacidad para liderar una banda. En medio de las canciones algunos solos de bajo y guitarra, estos últimos realmente buenos.
Deregreso del encore, "esta rola no la conocen porque es nueva, pero está chingona y pesada", Sunless days y, de acuerdo al programa, el cierre vendría con In my dreams. La gente no se cansaba de gritar Dokken, así que sin pensarlo mucho y a manera de encore verdadero (ese que no es planeado) dejaron sonar When heaven comes down.
90 minutos a todo galope, 90 minutos de recuerdos porque a pesar de que mi expectativa era casi nula salí satisfecho y con ganas de más. Gran concierto de una buena banda.
Lástima que este tipo de conciertos pasen sin pena ni gloria en cuanto a asistencia. Porque la delos 80 será una década controvertida, pero ciertamente también fue un tiempo en el que las bandas se conformaban con gente que sabía tocar sus instrumentos, y eso trasladado a un concierto en vivo es invaluable.
Cuando los Korn y Linkin Parks de la actualidad se hacen millonarios con tres acordes y mucha depresión barata, las bandas como Dokken que sustentan su creación en la magia, poder y trascendencia de la guitarra son bocanadas de aire refrescante (fresco no porque llevan 20 años de carrera, jajaja).
Próximamente en el Hard Rock toca Lemmy (Motorhead) con músicos de Rockabilly (un miembro de los Stray Cats entre ellos) bajo el nombre de Head Cat. No es metal, pero es Lemmy, y con eso está todo dicho.

Chico Migraña

7 comentarios:

el pepe dijo...

orale sabrosa reseña, me latio mucho habra que chacar mas seguido tu blog, chido!!!! y en verdad que gran noche con dokken....

el poncho dijo...

Bien por la reseña y felicidades por el blog, estaremos presentes, coincido al 100% que el concierto de Dokken estuvo genial.

Saludos.

charley dijo...

Saludos Chico Migraña. Un click en uno de los "post" del Mariscalbisteces me trajo hasta aquí. Vientos (bien) por un blog más de metal. Espero que este espacio sea para bien de la comunidad metalera y que la gente que lo frecuente sepa utilizarlo y sacarle el mejor provecho. Buena reseña del concierto de Dokken, no estuve ahí, pero pude imaginarlo gracias a tu texto. Saludos y por aquí andaremos.

Monsieur Ramon dijo...

Antes que nada te felicito por tu blog camarada! da gusto encontrarse con buenas paginas hechas con ganas y con coherencia en lo que dicen! (muy bueno tu comentario y reportaje sobre Moderatto por cierto!)no estuve tampoco en Dokken este finacho, y mas realmente porque soy seguidor de la musica mas pesadita pero no por eso demerito el buen Hard rock (en si me fascina AC/DC y algunas otras bandillas por ahi) me agrada tu narrativa de verdad y tal como dice el buen Charley, aun sin haber podido asistir pude imaginarmelo perfectamente, me hizo recordar mucho tambien el concierto de Sebastian Bach en el mismo lugar!! suerte y animo con el blog! y una vez mas felicidades!! Long live rock and roll!!

doyman dijo...

Chido por la reseña, la neta, completamente de acuerdo contigo, por ahí me comentó alguien que faltaron algunas rolas en el setlist de Dokken, la verdad, para mí, tocaron todo lo que yo quería escuchar y más, Dream Warriors no tuvo madre y aunque es cierto que Don Dokken ya no alcanza algunos tonos y que el guitarrista no es George Lynch, la verdad la libra bastante bien, yo salí completamente satisfecho del concierto. Por cierto, felicidades por el blog, está bastante chido.

Padrino dijo...

"...Cuando los Korn y Linkin Parks de la actualidad se hacen millonarios con tres acordes y mucha depresión barata, las bandas como Dokken que sustentan su creación en la magia, poder y trascendencia de la guitarra son bocanadas de aire refrescante... "

Gran reflexion....

Un abrazo

Abogado 666 dijo...

Maravillosa noche, gran compañía, haber estado en el Hard Rock con nuestro admirado Chico Migraña y con el buen Federico Mendoza (quienes lo conocen saben que estoy hablando de un gran conocedor), es algo que no todos pueden presumir, y menos en un concierto de Dokken, y vaya concierto! A pesar de que como el mismo Migraña reconoce, no tenía grandes espectativas, lo vi feliz y al final muy satisfecho, es verdad que Don Dokken ya no se cuece al primer hervor, pero Mick Brown está tocando mejor que nunca, y el jovenazo Jon Levin en verdad nos hizo olvidar al grandioso George Lynch, no faltó quien preguntara: "George...quien?"; ojalá y tuvieramos más noches como esta, todo sería mejor.
Un abrazo Migraña, genial el blog, larag vida y mucha salud!