viernes, octubre 10, 2008

Wacken, dos notas. Symphony X boletos

Ante la gran cantidad de reseñas que leí de Wacken y ante una especie de falta de inspiración, nunca reseñé el Wacken de este año. Finalmente lo hice en dos partes para la página de Vive Latino (se encuentran en la sección llamada Reporte VL). Hoy, cuando la chamba es casi de volver loco a cualquiera (octubre y noviembre son meses pesadilla) y que el tiempo no alcanza, las reedito para que al menos el fin de semana, haya algo nuevo para leerse en el Blog. Aprovecho igual para anunciar cinco pases dobles para Symphony X. La primera trivia, al final:

...y las bandas tocaron

Así narra ***** en su tema "... *** *** ***** ****** **" la experiencia de presentarse en un festival. Hoy por hoy en el mundo del metal, Wacken es la Mecca y así lo dejan claro prácticamente todos los que han tocado en sus escenarios. Pero un festival al aire libre de ese tamaño tiene mucho más que ofrecer que sólo rock. Cuando uno llega al campamento y lo primero que se encuentra es una escena de sexo oral a plena luz del día, con la tímida cubierta que puede ofrecer una tienda de campaña abierta de par en par, el futuro inmediato (los tres días que dura el concierto) es prometedor.
Podríamos debatir horas si el ganador del festival (aunque no es concurso, por supuesto) fue Iron Maiden o Carcass o At The Gates o Nightwish o Kreator. Para mí fue Exodus. ¿Cómo olvidar a Rob Dukes? Lleno de tatuajes, con figura rechoncha, tatuajes de hombro a muñeca en ambos brazos y unas ridículas bermudas de barras y estrellas el cantante de la banda californiana preguntó: “Wacken, ¿están listos para matar? ¿Están listos para matarse unos a otros?”. Lo que siguió fue sobrecogedor, y al explicarlo no espero que lo entienda alguien que nunca ha estado en un concierto de metal. Con las manos hizo una seña para que la gente se separar en dos bandos. Fácilmente un millar por lado hicieron caso. Era inevitable, es legendario y puede ser peligroso: el Wall of Death es un acto de entrega violenta que puede costarle algún doloroso golpe a más de uno. “Listos? ¡Mátense!” Cuando mil personas chocan de frente contra otras tantas el sonido queda grabado para siempre. Las pantallas gigantes recogieron el apocalíptico momento y la cara de Dukes era de asombro y éxtasis total. Sí, parece irracionalidad estúpida pero no lo es, cualquiera que estuvo ahí dentro lo hizo en plena conciencia y a sabiendas de que sería una experiencia imborrable. Pero un concierto es algo que se puede vivir cada fin de semana. Una convivencia como la de Wacken, no.
En esa Wall of Death sobresalía una bandera mexicana. Este año fueron muchos los connacionales que alegraron la diversidad cultural que se ofrece en el concierto. En la zona llamada V.I.P los músicos conviven con la gente de prensa e invitados. Se pudo ver a un simpatiquísimo Nibbs Carter (Saxon) bebiendo toda la tarde, hasta que ya de noche se reía solo. Luego de interminables rondas de Franziskaner y Becks, Trevor Peres y Ralph Santolla de Obituary apenas podían hilar una palabra sin carcajearse, mientras trataban de expresarle a Jeff Walker de Carcass lo impresionante que fue su presentación. Gaahl y Nick Barker (Gorgoroth) se paseaban entre la gente mientras Kam Lee (Massacre) se dejaba tomar fotos por decenas de fans. Doro Pesch, que no tocó pero ofreció una conferencia de prensa abrazaba a Sabina Classen mientras un grupo de cinco mujeres se paseaba con tan poca ropa que parecía concurso de miniaturas. Los tres miembros de Grave bebían y chocaban vasos con cuanto personaje los saludaba, Udo Dirkschneider con su pequeño cuerpo y cara rígida repartía amables agradecimientos a todos los que lo reconocían y lo saludaban con gritos y señales de cuernos. En fin, la llamada área de backstage es una fiesta en sí misma. Y qué decir de las zonas de campamento normal, lugar donde abundan las grabadoras a todo volumen y la convivencia entre extraños. No es poco común que el mexicano llegue a su campamento tras ubicar la bandera eslovaca que está a unos 10 metros de la brasileña, esa que es vecina de la noruega y que sirve de referencia para llegar a la tienda, el lugar donde nadie descansa. Y cómo hacerlo, cuando el irlandés se entera que el vecino de enfrente es mexicano, le avisa al compañero israelí y le piden fotos, porque nacer bajo el signo del águila, la serpiente y el nopal genera en casi cualquier europeo un inmediato sentimiento de fraternidad y curiosidad. Claro, ...y las bandas tocaron.

Parte 2:
Improvisaciones desde el escenario

No sólo de rock vive el hombre, aunque debería. Muchas de las presentaciones en Wacken son verdaderas fiestas multicolores con fuego, pirotecnia y un diseño de luces que rebasa siempre el término espectacular. Siempre es grato ver a las grandes bandas de metal en un escenario del tamaño de los de Wacken, pero más allá del concierto en sí, siempre hay algún cantante dispuesto a ofrecer frases coloridas que se quedan como momentos estelares del festival en su conjunto.
Es decir, cuando Iron Maiden tomó el escenario, probablemente en la segunda o tercera canción, Bruce Dickinson caminó hacia la parte izquierda del escenario, bastante más allá de los confines del escenario en sí mismo. Había una enorme grúa coronada con una cámara de video que lo seguía, y fue justamente dicha estructura, y propiamente su operador quien se llevó la primera frase celebre del festival: “eh tú, gordo cabrón, quiero que quites esa puta grúa de mi cara, y lo digo en serio”. Dickinson es famoso por sus peroratas escénicas, y en Wacken tuvo bastante tiempo para hacerle honor a su fama. Además de pedir a la audiencia “quiero verlos hacer la ola mexicana”, en un momento de evidente humildad dijo: “ojalá pudieran ver el hermoso espectáculo que es verlos a ustedes desde acá. Wacken, ¡no se alcanza a ver dónde termina la audiencia!”. El gentío era impresionante. No se trata de vencer marcas de convocatoria. La cifra oficial este año fue de 75 mil personas, todas con boleto pagado y sin embargo, cuando empezó a tocar la Doncella de Hierro, cerca de 10 mil personas que llegaron un poco tarde a los accesos se quedaron fuera. “Wacken, nos informan que oficialmente ustedes son la audiencia más grande en la historia de este festival”.
Carcass fue otra de las bandas con interesantes ofrecimientos vocales además de la música. Jeff Walker dijo en un momento “debería darnos vergüenza presentarnos después de Exodus, pero aquí estamos”. El tamaño del cumplido fue directamente proporcional a la respuesta de la gente. Pero Walker es otro que tiene siempre varios ases bajo la manga. Cuando se unió a ellos Angela Gossow (Arch Enemy) para una canción, Walker dijo “qué tal la chica ¿eh?”. Pero inmediatamente corrigió el cumplido por un “de todos modos sigo odiándola a ella y a su banda”, lo cual arrancó sonora carcajada que multiplicada por varios miles sonó surreal.
“Hay gente que cree que ser racista está chido. Vienen y ensucian la hermandad metalera, pero nosotros estamos aquí para denunciarlos. ¡Que chinguen a su madre los racistas! Vamos Wacken, todos levanten su dedo medio y hagan evidente que el metal y el racismo no se mezclan”. Mille Petrozza de Kreator ha sido siempre un guerrero anti racista. La espectacular presentación que tuvieron en Wacken, aderezada con varios insertos de video y mucho fuego fue de lo más emocionante que hubo. Habrán sido unos 40 mil los que levantaron el dedo y le dijeron no al racismo.
Al presentar el tema 40:1 Joakin Brodén, cantante de Sabaton explicaba: “Esta canción habla sobre un puñado de soldados polacos que combatieron valientemente a los Nazis. Y no quiero que se enojen ustedes pinches alemanes, es sólo una historia de guerra, pero la valentía de esos polacos y su heroica batalla valen la pena para hacer una canción. Nosotros somos suecos, así que somos neutrales, pero bien vale la pena ofrecer nuestro respeto por aquellos polacos.”
Son muchas las cosas que suceden en un escenario como el de Wacken. “Esta es la primera vez que tocamos con sol y no con lluvia” decía Mikael Akerfeldt de Opeth; Tobías Sammet, conmovido literalmente hasta las lágrimas se hincaba en el escenario y agradecía el apoyo a la gente; Sonata Arctica bromeaba con el hecho de que cada vez que tocan ahí, llueve (y este año no fue la excepción). En fin, hay muchas maneras de vivir un concierto, y prestarle atención a los discursos improvisados de las bandas es una de ellas.

Por Chico Migraña [Fin de las notas publicadas]

La trivia:
Un pase doble para el primero que diga en comentarios que banda y que rola quedaron ocultas bajo asteriscos, al principio de este texto. Así de fácil.

Por cierto, eso de la portada en taquilla fue sólo un día, no es una promoción que esté activa.

12 comentarios:

D dijo...

Saxon ..And the bands played on

:)

Monsieur Ramon dijo...

jaja yo me se la respuesta para los tickets pero francamente no pretendo ir asi que mejor lo dejo para algun fan de la banda que desee ir de a grapa! saludos enormes mi estimado!! (si hubiera sido para otro concert si me la aventaba jaja es que no soy muy fan)

Monsieur Ramon dijo...

jaja no iba a ser el primero de todas formas! que tengan buen finacho!

Anónimo dijo...

LETRA DE LA CANCION DE SAXON - AND THE BANDS PLAYED ON DEL DENIM AND LEATHER

Saludos

Alberto Arevalo

Anónimo dijo...

Saxon y overkill, dos de las bandas mas subestimadas (under rated, creo dicen los gringos).


Ya tengo boleto y espero no tenerlo que vender jaja

Beruz

Chico Migraña dijo...

d es el ganador.
Escríbeme a blut_aus_metal@yahoo.com y nos ponemos de acuerdo

D dijo...

supongo que no hay necesidad ya que todos aqui somos bien honestos pero por si las de hule me llamo Miguel Angel Nava Gomez

:)

Anónimo dijo...

¿Va a haber más boletos del symfonyX? :(

Anónimo dijo...

si, yo creo si va a haber mas trivas....o eso espero

D dijo...

@chico migraña : te envie un mail con respecto alos boletos que gane ...

Anónimo dijo...

k onda ps a mi me sobran dos boletos son seccion D si alguien los kiere les dejo mi correo rock_chickoo3@hotmail.com los stoy dejando en 400 los dos.. pro lo podemos negociar

IxockRadio dijo...

quiero sber cuando abra un wacken en mexico