domingo, julio 15, 2012

Alex Skolnick Trio, reseña.

No planeaba ir, la verdad es que el dinero no abunda y 800 pesos seguro encuentran mejor destino en una situación como la mía, en medio del desempleo. Sin embargo los dioses del rock una vez más salieron al rescate. Mi cuñada y una amiga de la Sra Interesante son estudiantes, y si aceptaban acompañarme al CNA, bueno, los boletos cotarían 200 cada uno. Accedieron y así, un viernes que pintaba para no tener nada de memorable, de la nada, ya era un viernes de ver en vivo un proyecto al que jamás había visto. Interesante.
La primera bronca sería que el CNA es parte de Bellas Artes. Eso significa que se toman MUY en serio eso de los horarios y las reglas. Los que hayan ido alguna vez al Palacio de Bellas Artes lo sabrán: cinco minutos antes de que empiece la función tocan una campanita. Eso significa que te quedan 5 minutos para entrar. Vuelve a sonar y eso significa que cerrarán las puertas y que sólo podrás acceder a tu lugar cuando termine la primera canción o lo que sea, y la gente aplauda. Bueno, el CNA es igual.
Llegamos a las 7:59 (real) pero Sra Interesante debía ir al baño. En la puerta de acceso al Auditorio Blas Galindo había un letrero que decía: "Una vez iniciado el concierto deberá esperar a los aplausos para poder acceder". Quizás serían 7:59 y muchos segundos porque "hacer pipí" no te lleva gran cosa. Bueno, nos dejaron (a nosotros y cerca de 25 personas más) afuera. Lo bueno es que había una banda abridora. Mal comentario, lo sé, pero bueno, además de presentarse ante una audiencia que quizás no los conocía, calentar motores y dejar a la gente lista, las bandas abridoras sirven de colchón para no pasar la pena de perderte parte del concierto al que vas nomás porque debes esperar al aplauso. Entramos entonces al final de la primera rola y escuchamos dos más. Ya antes había estado en el CNA pero jamás en el Blas Galindo. Hermoso lugar. Por lo menos hermoso en cuanto a su diseño visual y acústico. Tiene el escenario a nivel de piso, una buena cantidad de filas en ascenso (como el Circo Volador por ejemplo, pero con sillas), tiene dos "palcos" (lo pongo en comillas porque quizás palco no sea la palabra correcta, pero se acerca) a cada costado, cada uno de aproximadamente unas seis o siete filas y tiene cuatro o cinco hileras más en la parte trasera. Obviamente con ese diseño no hay espacio para mantas, decoración o casi nada, pero se trata de un auditorio en el cual vas a escuchar música, así, nada más. Perfecto lugar para escuchar.
Lo que había escuchado del Trio era casi nulo. He leído varias entrevistas con Scolnick y varias más relativas a su trabajo en el jazz. La verdad me daba mucha curiosidad, es un gran guitarrista y además es interesante como personaje: fue él quien llamó "virtuoso" a James Hetfield, y lo argumentó de manera bastante inteligente y sólida, por cierto.
La verdad es que algunas de las rolas no las conozco, y no todas las presentó, así que en lugar de hacer una reseña de rtola por rola, trataré de hacerla sobre lo que más me llamó la atención esa noche. Varias de las que tocó fueron covers y una parte menor fueron rolas originales. En esas es difícil saber que tan bueno era o no: he visto jazz en vivo, sobre todo por cuestiones laborales, pero no me siento ni remotamente calificado para reseñarlo. Lo que sí quedaba claro era que la actitud del trío, incluso cuando tocraban jazz de cepa era bastante rocker. Sobre todo el baterista, Matt Zebroski. Incluso cuando usaba la escocbilla para hacer ese suave sonido al sobarla contra la tarola, lo hacía con un toque rocker. No sé como explicarlo, pero lo hacía.
Y en cuanto a los covers: interesante. Trataré de explicarlo así:
hacía alguna parte del riff clásico de la rola (por ejemplo la entrada de Electric Eye de Judas) pero luego desbarataba cada canción en varias dimensiones paralelas de suavidad y toques típicamente jazzeros, pero por momentos (y esto sucedió en cada uno de los covers) tocaba parte de la melodía vocal y eso te obligada a entender que la rola no había terminado. Y aún así era algo extraño y curioso. Por ejemplo, cantaba uno mentalmente las líneas de Still loving you (Scorpions) porque el trío tocaba la melodía vocal de la misma pero sin avisar y sin mediar nada dejaban eso de lado para crear sobre el riff algo que ni en mis más locos sueños parecía Still loving you. Y si la música (que para mí era excelente) no llenaba el espacio, lo hacía sin dudas el ponerme al borde del asiento tratando de descubrir lo que sucedía. Y claro, en eso terminaba la canción y empezábamos de nuevo, pero ahora con Revelation Mother earth, de Ozzy.Mismo proceso y entonces anunciaba "si tuviéramos una canción que tuviera las palabras Ciudad de México en ella se las dedicaría, pero no hay tal canción. En lugar de eso tocaré esta de la banda que me hizo querer ser guitarrista. Detroit Rock City, de Kiss por supuesto". Fue quizás lo más cercano que tuve esa noche a entender lo qiue pasaba. Conozco todas las canciones de las que hizo covers pero esa la conozco mejor. Tocaba detallitos del riff original y luego sobre eso tocaba lo que en su momento habrán sido improvisaciones que se salían totalmente de las melodías y pasajes típicos, para regresar a un pequeño detalle de la rola original y así prevenir que olvidáramos que estaba tocando Detroit Rock City, de entrada. Y así fue también con la exquisita versión de Fade to black. En esa, la parte clásica de la rola (ya saben, cuando empieza a ponerse heavy y tiene esa especie de riff descendente) en lugar de guitarra lo tocaron ¡con la batería! Maravilloso de verdad.
En general una gran noche que terminó con varios apretones de manos y besos para saludar a una buena cantidad de conocidos y amigos. Sí, será quizás la noche en que más metaleros estuvieron juntos en un recinto que pertenece al Instituto Nacional de Bellas Artes. ¡Yeah!

3 comentarios:

Symphoniker dijo...

Buena reseña. Me hubiera gustado ir, pero me enteré ya muy tarde. Como dato curioso, esa mañana pasé por Rock Shop y vi gente formada. Cuando pregunté, me enteré que era la firma de autógrafos de Skolnick. Por cierto, que como chisme de lavandería, sé exactamente quien es la amiga de la Sra. Interesante que te concedió el honor de ir a verlos :p Ya le debo la vida misma...

ValhallaWarrior dijo...

Por cierto, "El Llin Simonds anunció que Los KISS vienen en sectiembre, ¿a poco sí'sierto?"

Saludos

s dijo...

Buena reseña, sin embargo a mi no me latio por completo. Insisto que este tipo de grupos solo viene a palomear a México(he visto a Skolnick en festivales de jazz) donde realmente el baterista va menos huevon y que decir de detroit rock city.. Cambio y omitio muchas partes de esa rola ojala hubieras escuchado un cd antes de entrar y sobre todo esa rola. OJO solo digo que con cualquier cosa nos sorprendemos. Aun asi gracias por la reseña!