jueves, octubre 26, 2006

ADI, a la salud del panchito que llevamos dentro

¿Qué hay amigos, del otro lado del silencio?
Quien sabe, pero mientras lo averiguamos, los Angeles del Infierno regresan al DF. Nada más por amor al panchito que todos llevamos dentro, debería ser in concierto infaltable. Sé que hay muchos que nomás no soportan el metal en español, que muchos de esos no son malinchistas, simplemente no les gusta, pero que muichos otros ni siquiera se han dado a la tarea de escucharlo.
Los Ángeles del Infierno son una leyenda arraigada en el subconsciente metalero; forjaron su nombre con temas como “Pacto con el diablo”, “Maldito sea tu nombre”, “Rocker”, “Con las botas puestas”, “Fuera de la ley”, “666”, “Sombras en la oscuridad” y “A cara o cruz”, entre muchas otras. Y tienen también su dosis de baladas: “Pensando en tí”, “Si tu no estás” y el mega clásico, “Al otro lado del silencio”.
Recuerdo que en alguna época los acusaban de escribir baladas porque se les iban las ideas y porque a sus conciertos no iban mujeres. Al respecto, Juan Gallardo dijo en una entrevista reciente que “a nuestros conciertos van muchísimas chicas, muy bien dotadas además. Claro que no siempre es así: una vez fuimos a Oaxaca y sólo fueron a vernos hombres; unos tipos muy rudos que, durante el concierto, se arrancaron las camisetas para prenderles fuego. ¡Fue entonces que entendí por qué no había ninguna mujer presente!”.
Los Ángeles del Infierno mantienen de su alineación original a Robert Álvarez y Juan Gallardo. El resto son músicos mexicanos:
“Nuestra relación con México data del año 1990, cuando sacamos ‘Pacto con el Diablo’ y nuestra compañía (Warner Music) nos editó primero los discos en México y luego ya en todo el mundo, en Estados Unidos, en Centro y Sudamérica, en todos lados. Pero sobre todo en México, y, ¡fue tan grande la sensación cuando fuimos a la Arena Adolfo López Mateos!, aunque nosotros hemos tocado en todas las ciudades, en todos los estados, en lugares pequeños, grandes, de todos tamaños. Quizá Ángeles del Infierno es ya como el tequila, porque nosotros amamos mucho a México por una sencilla razón: porque por lo menos yo (el que habla es Juan Gallardo, vocalista) conozco mejor México que España y para mí es mi segunda patria. Vamos continuamente, nos tiramos grandes temporadas, nosotros queremos mucho a México y México quiere mucho a Ángeles y eso es algo compartido. Porque fíjate si queremos a México que todo nuestro staff es mexicano, nuestra banda es mexicana y adonde quiera que vamos hasta nos llevamos nuestros chiles”, bueno, esa ya es decisión de cada quien.
La banda cuenta con un extenso catalogo de clásicos, y aunque no tiene tantos discos (en los últimos 12 o 13 años sólo ha grabado dos), si tiene mucho material de donde escoger. A pregunta expresa sobre cuál consideran que es el disco más trascendente de la banda, Juan contesta:
“Es difícil decirlo, porque el más importante siempre es el último que sacas. Pero, claro que hay una trayectoria y hay algunas canciones memorables y otras menos. Cuando sacamos “Pacto con el Diablo” fue un bombazo de tal calibre que en una semana vendimos 200 y tanto mil y pico de copias y conseguimos tocar con AC/DC en su momento en el velódromo de Anoeta en San Sebastián. Era la época cuando nosotros teníamos 19 ó 20 años y recuerdo que me temblaban tanto las piernas que pensaba “¡puta madre! ¡qué responsabilidad!” y no sabía si lo iba a poder superar. Pero, afortunadamente sí lo superamos. Pasé un pánico al principio de ¡su puta madre!, pero con la ayuda de nuestras gentes del norte (norte de España) conseguimos superar ese reto. Quizá por todo eso yo pienso que ese disco es todo bueno, porque además ahí hay como 7 sencillos y muchas buenas canciones. Pero, en discos como “Diabólica” y el “666” que tienen baladas como “Al otro lado del silencio”, “Pensando en Ti” y esas canciones ya en vivo yo sólo comienzo a cantar la primera estrofa y ya no canto más. Los chicos la cantan toda de arriba a abajo, y yo dejo que canten ellos y eso es tan bonito, tan emotivo, que no se repite fácilmente”. Y es cierto, yo he visto a los ADI varias veces, de teloneros de Maiden por ejemplo, pero la más reciente fue hace dos Vive Latino. Todavía mantienen el poder de siempre, el volumen era el real para un concierto de metal (porque de pronto algunas bandas tocan tan quedito que hasta te arrullan) y la gente estaba totalmente entregada. Y sí, cuando llega “Al otro lado del silencio”, el sentimiento de que todo el público se la sabe completita y la canta, es insuperable. Además, sin ganas de joder, y sinceramente, creo que es una metáfora interesante.
La letra dice:
“Cerré los ojos por un instante
y te veo a ti
imágenes que no se han borrado
de un pasado feliz
Sueños que nunca llegaran
a hacerse en realidad
tu nombre escrito en una pared
con el viento hablara
Que hay amigo
al otro lado del silencio
Canciones que recuerdan lugares suenan para ti
palabras que nunca he olvidado
y me hacen sentir
Sueños que nunca llegaran
a hacerse en realidad
tu nombre escrito en una pared
con el viento hablara
Que hay amigo
al otro lado del silencio” (ad infinitum)

¿Alguien sabe entonces que hay del otro lado del silencio? Porque el sentimiento de la canción le da otro sentido a las palabras. Cualquier metalero con sangre en las venas se habrá sentido así alguna vez, aunque sea por razones muy diversas. Es un gran tema, la guitarra casi llora en los solos lentos y dolidos, la voz de Juan es perfecta, modulada y sentida, la batería apenas ofrece unos cuantos golpes certeros y puntuales. Digo, aquel que disfrute del metal aunque sea en español y conozca este tema, calculo que lo disfruta mucho. Aquél que no lo conozca, créame que escucharlo en vivo es una verdadera catarsis.
Pero al inicio le puse que ADI es una banda gloriosa para satisface3r al panchito que todos llevamos dentro. Hoy, las letras de Maldito (surgiste de las tinieblas con fuego arrasador, has escrito la historia de la humanidad, haces siempre lo que quieres sin tener piedad, Dios eterno, todo lo haces, a tu voluntad, maldito sea tu nombre”), Sangre (te marchaste de tu casa, el mundo querías ver, te vendiste por dinero pues nada podías hacer, tu fea mirada y en tu cuerpo, sangre...de diablo) y Fuera de la ley (vas de cuero y usas jeans y te gusta privar [beber], vives de noche, el sol ciega tus ojos y hueles a vicio y alcohol, vives al margen de la autoridad y para ellos, un sospechoso sin duda serás y estarás, fuera de la ley, fuera de su ley) pueden parecer simples, pero en su momento, eran rebeldía total. Escuchar a ADI era ser naco; beber tequila era ser naco; usar tenis Converse era ser naco; decir “chido” era ser naco y así, muchas cosas más. Y ADI junto con Luzbel, Khafra, barón Rojo y otras más eran bandas para el panchito que todos llevamos dentro. Eran excelentes maneras de hacer enojar a la fresada que se conformaba con Timbiriche y Soda Stereo y era una mentada de madre a las reglas establecidas del juego. Todo el metal era y es así, pero en esos días, bandas como esta que te decían cosas en español, no abundaban.
Yo soy orgullosamente panchito metalero, naco tequilero, corriente pandroso de mezclilla y cuero y me pongo mis Converse porque me gustan, no porque sean Totalmente Palacio. Canto y me desgañito con estos ángeles caídos porque me siento identificado con ellos.

En aquél Viove Latino en que estuvieron además los rata Blanca, recuerdo que me llevé a los ADI a hacer una entrevista con El Universal. Venían Juan y Robert, acompañados del Dany Nuñez, su manager. La cita era en Polanco, pero ellos no sabían bien a bien a donde íbamos. Mi idea era que los entrevistaran adentro de una iglesia muy grande que está en alguna de las H (Homero u Horacio, nunca le atino). Cuando llegamos, Juan me decía “joder Luis, ¿deverdad que quieres que me meta en una iglesia? Carajo, que se va a caer. En fin, si me convences, nomás te pido que me tomen una foto, porque mi madre no me va a creer. Imagínate, los Ángeles del Infierno en la casa de Dios, joder”. Pero resultó que la iglesia estaba en reparación y estaba prohibido el acceso. Y Juan decía “a huevo, si ya decía yo que eso de entrar a una iglesia no era para mí”. Robert nomás se reía. La entrevista fue muy buena, aunque lo publicado quedó un poco a deber (cuestión de espacio porque yo estuve ahí, y sé que la entrevista estuvo chida), pueden recurrir a este link para verla toda: http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=52598&tabla=espectaculos

En fin, creo que el concierto de Ángeles del Infierno cumple perfecto con dos situaciones: es un gran motor de recuerdos para muchos de nosotros y es una gran oportunidad de atestiguar que en el idioma español también existen las leyendas del metal.

Este es parte del boletín de prensa de OCESA. Está largo y lo escribió un fan del hard rock, así que nomás dejo el inicio y dos párrafos:

Regresa uno de los máximos exponentes del heavy metal ibérico
Los Angeles del Infierno en México

*Próximo 23 de noviembre, Salón 21

Caballos de fuerza y decibeles al máximo se sentirán con la banda más importante del heavy metal ibérico Los Angeles del Infierno, integrado por Juan Gallardo (voz), Robert Alvarez y Gus Sntana (guitarras), Foley (bajo) y Rafa Delgado (batería). La cita es el próximo 23 de noviembre en las instalaciones del Salón 21 cuando los creadores de Maldito sea tu nombre hagan una escala importante dentro del marco de su gira Todos Somos Angeles.

Gracias a OCESA, los headbangers mexicanos disfrutarán de una noche llena de alta potencia demencial con los oriundos de San Sebastián. Seguramente, sus clásicos himnos como 666, Pacto con el diablo, El principio del fin, Al otro lado del silencio, Pensando en ti, Fuera de la ley, Prisionero, A cara o cruz, Jugando al amor, Lo tomas o lo dejas, Buscando la llave y Todos somos ángeles, entre otros, serán coreadas y cantadas en todo su esplendor....[Fin del extracto de boletín de prensa].

Bueno, sé que a muchos no les gusta, pero sé que a muchos otros sí. La ventaja de que vengan con OCESA es que la producción es mejor, las condiciones también. La desventaja es que el precio sube un poco (aunque $250 tampoco es caro). Desde aquella vez que le abrieron a Maiden, en lo único que yo sí me quejo (y además lo hacen desde entonces) es que toquen esa versión macuarra de El Rey. Es una gran banda que vale la pena. Es muy divertido verlos, tienen buenas rolas y la verdad es que su presentación es un excelente pretexto para chelear, pues la fecha cae en jueves.

Ya lo dicen ellos mismo en “A cara o cruz”: llévame contigo al país, donde los sueños no tienen fin. Sangre de Metal tendrá boletos.

Migraña

9 comentarios:

pinkhead dijo...

Pues yo si voy; recuerdo que me compre mi cinta de Angeles del Infierno y fue la de lo mejor de Angeles del Infierno que era el de la portada vieja por que la nueva viene con un lobo, weno la cosa es que escuche la primer cancion que es maldito sea tu nombre y que me quede impactado hiba yo en la primaria toda la cinta la escuche y me gusto pero la cancion que me mal viajo fue sombras en la oscuridad, mi imaginacion volaba me imaginaba como salian diablos y tomaban a la gente, en lo personal esa era una cancion muy rebelde era decir no a lo impuesto era una patada en el trasero para los padres de familia, despues ya me fui comprando cintas.
La verdad creo que vale la pena verlos, y ahi estare para verlos. Saludos

Arthur Alan Gore dijo...

Te voy a contar dos recuerdos que tengo de ADI:
En la primera iba con mi primo Jorge y dos amigos Rulo (que a la postre se volvió el bataco del grupo donde tocábamos Jorge y yo) y Piolo. Ellos tenían 13 años y yo 15.
Íbamos en una suburban rumbo a Mazatlán (con chofer, porque el Piolo era pudiente y esas vacaciones corrieron por cuenta de su papá) y sólo había cintas (ni pensar en CD's) de José Jose en la camiona. El viaje era largo y sin música, resultaba insufrible.
En una parada técnica dentro de una caseta, los cuatro pubertos nos hicimos de 2 KCT's: uno de Ángeles del Infierno y uno de Fobia. Era lo único rockero que había en aquella tienda perdida en mitad de la carretera a Sinaloa. (Debo confesar que la Fobia, pinche fresa, la compramos porque a mí me latía una de las rolas, creo que se llamaba Los Cibernoides o algo así...)... En el camino, Maldito sea tu Nombre me volteó las tripas. Fue fantástico escuchar aquellas guitarras, aquellas blasfemias (así las entendí a mis 15, aunque más grande les he encontrado otro significado) y esa energía y elegancia propia de muchas bandas españolas.
Al regreso del viaje, me volví un voraz "escuchador" de los Ángeles.

la segunda anécdota tiene que ver con un amigo, uno de los mejores que tuve en la prepa. Se llama Juan Carlos y de cariño le decíamos el Punketo, porque aunque no lo era, sí se paraba los pelos y hasta usaba un chaleco roto de mezclilla.
Cuando lo conocí, se me hizo el tipo más rudo de la unidad. Y cuando me dijo que le latía Maiden, Metallica y otras bandas, surgió entre nosotros un vínculo fraternal que a la fecha existe.
Una vez, en medio de un churro de mota, le pregunté cuál era su sola favorita de los Ángeles. El punketo me miró, con los ojos rojos y empequeñecidos por la Mary-Jane y me respondió:
"La neta, Al otro lado del silencio, hasta me hace chillar porque me acuerdo de una vieja"
Creo que esa frase resume mucho del contenido de tu artículo.
Enhorabuena amigo y grax por el paro ayer, en el Domo, Ja, cuando me dijeron que te pusiste tan loco porque un cuico según no me dejaba entrar, la neta me dio mucho orgullo.
¿Sabes por qué?
Por decir que soy tu amigo.
Nos vemos en Los Ángeles (azules) del Infierno

amodelmerol dijo...

Sin duda Los querubines infernales fueron de mis primeros acercamientos en eso del metal en español cuando era un puberto...la únicas veces que pude verlos fue cuando fueron teloneros de Iron Maiden en 98 y en el Vive Latino del 2004...justo como mencionas despuecito salió Rata Blanca...eran buenísimos...mi rola favorita siempre fue y será "maldito sea tu nombre"..aunque "al otro lado del silencio" es una genial baladilla...

Alberto P. dijo...

O sea...como?

Si los Angeles vienen seguido a tocar a la capirucha. Te los puedes encontrar en Ecatepec, Iztapalapa, Tlane, etc.

Por supuesto que es una bandota que forma parte ya del inconsciente colectivo del metalero nacional, pero la neta están haciendo mucha alharaca por el próximo toquín.

O que, a poco no fueron a ver a Luzbel, Rata Blanca y Angeles del Infierno (juntitos) lo'tra vez??

Se vale el post, pero no se claven tanto.

Y pos sí, nos veremos el 23 en el 21.

Cheers.

JeffBecerra dijo...

NO, PUES NO, A MI JAMAS ME GUSTARON LOS ANGELES NI ME GUSTARAN.
HAY MUCHAS BANDAS SUPERMEJORES COMO PARA PERDER EL TIEMPO CON ESA MUSICA Y NO ES MAL PEDO.
NP: ACCEPT - RESTLESS AND WILD

yayamaiden dijo...

ORALE POS Q CHIDO A MI TAMBIEN ME LATEN Y POS SI "AL OTRO LADO DEL SILENCIO " TE PONE LA PIEL CHINITA ES OTRO PEDO ESA ROLA

Y PUES ADI ES DE MIS POCAS BANDAS EN ESPAñOL Q ME GUSTAN Y OJALA Y SE LANZEN A MTY , Q LA ULTIMA VEZ Q VINIERON EN EL 2001 FUE MUY POCA RAZA PERO EL CONCIERTO TUVO CON TODA SU MAUSSER MUCHAS ROLAS BUENOS AMIGOS Y PUES VER A LOS ANGELES OTRA VEZ TARIA MUYC HIDO

ANTES VENIAS DE PERDIS CADA 2 AñO O SI NOS HIBA BIEN CADA AñO AHORA YA TAMOS MUY OLVIDADOS :( JAJAJ NI PEDO

SALUDOSSSSSSSSSS LOKOCHON C UIDATE MUNCHO

AndreaLP dijo...

Uff, qué recuerdos con los ADI!!! Como bien dicen, era una manera de voltearse contra el sistema.

Mi mamá me tiró esas cintas tantas veces que terminó aburriéndose! Porque yo las volvía a conseguir y hasta las 'disfrazaba' poniéndoles otros nombres a los cassettes que mis amigos me grababan.

Mis favoritas: 'Sombras en la oscuridad' y por supuesto 'Al otro lado del Silencio'.

No voy a poder ir al toquín pero creeme que sí me encantaría, sobre todo porque no va a ser el clásico lugar de mala muerte en dónde casi invariablemente los meten alternándo con Bostik y cosas de esas.

Besos.

pedro dijo...

aaahh que tiempos aquellos, sinceramente me hiciste recordar muchas cosas.
Sí, escuchar angeles del infierno era simbolo de rebeldía era como escupirle en la cara a timbiriche, flans y demás fresada jaja

Angel dijo...

Que onda, la entrada esta excelente! Ojala me pueda contactar el autor de esto, o como lo contacto?

Escribe a Rockdrigo@angelesdelinfierno.com