martes, octubre 31, 2006

Disculpas. La otra américa

Disculpas a todos los glóbulos que hayan tratado de escuchar ayer Sangre de Metal en Rockconexion.com.mx. El señor Servidor andaba de berrinche y de servicio no nos dió nada. Antes de mí estuvo Arthur Alan Gore con su Ciudad Gótica, y tampoco. Se supone que hoy se arregla el problema y antes de que acabe la semana repongo la hora metalera de esta semana. Cuando sepa, aviso.

Hoy se acaba octubre. Hoy es Halloween y es cumpleaños del Mai (Feliz diablo). Sobre Halloween tengo sentimientos encontrados. Con los años me fui adentrando en nuestras tradiciones y me declaro absoluto seguidor de la tradición del Día de Muertos. Pero por otra parte aprendí a conciliar ambos conceptos. Mi abuelo materno era mexicano, pero se crió y vivió hasta su tardía adolescencia en Chicago. Así, mi mamá tenía muy clavado el festejo del Halloween, y por lo tanto, yo crecí con esa idea en mente y con cierto desdén (provocado más por el desconocimiento que por otra cosa) del Día de Muertos. Y la escuela no ayuda mucho tampoco, suelen festejar la noche de brujas más que la noche de muertos. En fin, más tarde trataré de subir algo al respecto, o mañana. Mientras tanto, interesados en leer algo sobre esta mexicanísima tradición, pasen a http://ziggy-moondust.blogspot.com.

Marvin de octubre tuvo de tema de culto América. Me costó bastante trabajo encontrarle un ángulo para llevar el metal a ese tema en particular. Porque América es todo, no sólo Estados Unidos, y hacer algo sobre metal y Estados Unidos era un clichesote. Así, cuando me quedaban apenas horas para entregar, me puse a escribir sobre una idea que tenía y al final tenía ya mi texto completito.

El diseño de las páginas se los debo a "Pitufina", excelente trabajo, el diseño que más me ha gustado sobre cualquiera de mis notas en dicha revista. Es un dibujo en el que pusieron el continente americano, desde méxico para abajo con un chavillo maquillado a la Gene Simmons con la señal de los cuernos en todo lo alto. Está realmente simpático y me trabnsportó en el tiempo a los días en que mi mamá me tiró mi colección de discos a la basura por reprobar matemáticas (gran pretexto, ma jajaja).

Cuando el metal descubrió a la otra América

La otra América, la de los países del tercer mundo (curioso concepto, se saltaron el segundo) ha sido siempre un baluarte para el rock en general y el metal en particular. La otra América, la olvidada por los gobernantes, la dejada a su suerte por la iglesia, la sucia, la corrosiva, la selvática, montañosa, guerrillera y conflictiva. Así nos pintan los estadunidenses con su histórica falta de cultura y educación.
Muchos han sido los grupos que llegan a esta tierra con ínfulas de invencibles y con agallas infladas, como haciéndonos el favor de pisar el suelo que ellos consideran menos que el suyo propio (la referencia es por supuesto a ciertas bandas gringas, los europeos admiran esta América misteriosa y paradisíaca).
Cuenta la leyenda que fue Kiss la primera banda que le mostró al resto de las hard rockeras y metaleras que del Río Bravo para abajo había mucho más que burros, sombreros y jorongos. Cuenta la leyenda que cuando la era del maquillaje estaba por llegar a su fin, cuando las entradas a sus conciertos ya no se vendían como pan caliente en suelo estadunidense y europeo, un puñado de empresarios brasileños les hicieron una oferta.
Cuenta la leyenda también que el precio por aprender que pagaron esos promotores fue alto (y no sólo en cuanto a dinero). Pero quedó también para la historia la imagen de los cuatro fantásticos del rock ante 200 mil personas en maracaná. Y el mundo del rock volteó la cara y fijó los ojos en la otra América.
Todo empezó de abajo hacia arriba. A Brasil le siguieron Chile y Argentina, de pronto esos alejados países tenían festivales tipo Monsters of Rock y Rock in Rio con bandas como Iron Maiden, Slayer, AC/DC, Megadeth, Manowar, Skid Row, Motorhead, Ozzy Osbourne y varios más adornando sus carteles. Y literalmente tocaban para decenas, a veces cientos de miles de personas. México venía detrás, comenzó a abrir sus puertas al rock duro “gabacho” y europeo por ahí de 1990. La otra América, la de los americanos ya no parecía tanto tercer mundo y si un lugar donde hasta hoy, cientos de bandas reconocen que encuentran al mejor público. Y se puede hacer negocio.
México es parte de esa otra América, es el lugar donde bandas como Lacrimosa hacen su agosto y son verdaderamente grandes. Therion por ejemplo acaba de editar un paquete llamado Live in Mexico (la edición especial contiene 2 cd’s en vivo en el Circo Volador y cuatro DVD’s, uno en México y tres más con diversas presentaciones en vivo y rarezas), Hammerfall grabó los tres Bonus Tracks de One Crimson Night en Guadalajara y Haggard tiene el disco Awaking the Gods – Live in Mexico. Argentina es la capital de Megadeth, como lo demuestra la próxima edición del disco That one night: Live in Buenos Aires (Aquella noche única: en vivo en Buenos Aires). Rio de Janeiro es el hogar adoptivo de Iron Maiden, que inmortalizó el ya de por sí legendario festival Rock in Rio con la edición del DVD Iron Maiden Rock in Rio.
Paralelamente también ha crecido la escena metalera de esa otra América. Bandas mexicanas de metal como Luzbel adoptan la virtud de Pancho Villa y conquistan cada año el mercado estadunidense con largas y poco promocionadas giras. Grupos del cono sur como Rata Blanca tienen un nombre tan grande como sus años de historia, y Brasil, el eterno país selvático le ha regalado al mundo a fenómenos como Seputlura y Soulfly, además de bandas prometedoras como Krisiun.
Así que Estados Unidos en su vehemente incapacidad de entender que el mundo no tiene ombligo y que si lo tuviera, ellos no lo representan, han pretendido olvidar(políticamente, económicamente, musicalmente) a esa otra América. El problema para ellos radica en que cada vez más los músicos inteligentes (aunque siempre existirán los Motley Crue y los Ted Nugents en el mundo) saben que el mercado local ya no es la meta necesaria. Abrieron la puerta de un mundo cálido y amoroso que los recibe con ansia y emoción. Esa otra América para el metal es hoy como una sala acogedora y luminosa en donde muchas bandas quieren reposar. Porque venir a esta América les inyecta ánimos, les pinta enormes sonrisas en el rostro y de paso les engorda sus cuentas bancarias.
Suramérica, eso que los gringos entienden como un continente aparte que empieza en Tijuana y termina en la Patagonia es todavía, como la selva del Amazonas, las cumbres del Cusco o las ruinas de Chichen Itzá un lugar con millones de historias por descubrir.
La otra América vive orgullosa de su legado al mundo, de su visión amable de la tragedia que representan el hambre y la pobreza. La otra América entiende de metal y de hard rock, tanto que lo manufactura en inglés, español y portugués. Estados Unidos se mira a sí mismo como América, lástima, ellos se pierden el verdadero significado. [Fin de la nota publicada]

Chico Migraña kissero

8 comentarios:

pedro dijo...

Que onda:
ahí nos debes la hora de metal, porque ayer se escuchaba no se que cosas rara.
Si del primer mundo se saltan al tercero es porque el segundo era los paises socialistas, así, ya no somos tercer mundo, somos developing countries.

luis dijo...

No manches mi buen migraña hasta me volvieron las ganas de sentir orgullo por la tierra en donde vivo.
Y con respecto a esto creo de manera personal que la musica que escuchamos nos hace sentir y de vez en cuando te enchina la piel y no se pero creo que ese entusiasmo es mi aportacion al metal y creo que tambien que la de muchos amigos de la otra america nuestra america.

Saludos Migraña y a todos tus lectores

AndreaLP dijo...

Así me siento más orgullosa de estar en esta Metalmérica.

Feliz día de Muertos!!

AndreaLP dijo...

Ah, se te olvidó Rage against the machine entre los grupos que han hecho algo aquí. 'Battle of México', creo que se llama.

KP dijo...

Chingón el post. Si, agita el orgullo y tambien enciende la ya de si combustible antorcha del odio y desprecio hacia ese puebluzco decadente y corrompido, que deviene ya en el último gran imperio en franco desmoronamiento, lástima que quizás ni mis nietos vean la inminente caída del imperio mas repulsivo de la historia, pero pasará... En el rock, en términos generales, México también ha exportado a todo el mundo para admiración y reconocimiento en otros lares grupos de altísima convocatoria como Café Tacuba, la Maldita Vecindad o Jorge Reyes, ya no digamos al Tri, aunque a mi en particular no me gusten. En metal, claro queda que somos un destino ambicioso y referencial para los europeos, encantados del recibimiento y el calor que sólo pueblos trópicales como nosotros sabemos brindar, de los grupos gringos, en fin, los buenos y legendarios, como Morbid Angel que me tocó ver, se dejan la piel tocando. En cuanto a nuestra produción local, la neta falta m{as que calidad, originalidad, hay ecelentes músicos pero casi todas las bandas quieren sonar como alguna ya encumbrada, será que seguimos aferrados a ser adolescentes, pero a huevo el asunto va mejorando, que siga asi

yayamaiden dijo...

muy chido tu post wey y claro inches gringos se creen superiores y no lo son

los europes vienen con humilddad con ganas de aprender de esta america y son muy bien recibidos

aprte nosotros tenemos mas historia q la america de arriba conquistas derrotas monumentos importantisimos y q no fueron construidos en los ultimos años q ya tienen cientos de años

y claro tambien muy buena aportacion al mundo del metal tanto como publico y como musicos

saludossssssssss y excelente post lokochon

Anónimo dijo...

El día de muertos como Halloween son realmente basura. Yo ni bailo en el zócalo como los pobres borregos autóctonos para celebrarlo, ni me visto de vampirin para pedir dulces. Tradiciones paganas del asco.

luis emilio mecato uribe dijo...

dedicate a reportero......y de los aburridos y lateros,filo con el blog ni un aporte,plop!