miércoles, noviembre 22, 2006

MMF III, Pt.1


















Tarde pero seguro. Y es que la vida de un Chico Migraña cualquiera tiene muchas aventuras positivas, pero también negativas. Hoy me paró un policía, y para no hacer el cuento muy largo, dejémoslo en que mi coche no está verificado (causa de la detención en primer lugar). Pero por idiota una y por causas ajenas amí la otra, no tengo licencia de manejo ni tarjeta de circulación. Sabemos sumar ¿no? Van tres infracciones. Pero además, mi coche tiene placa que termina en cuatro, y al no estar verificado se debe sujetar al programa Hoy No Circula, y los coches que acaban en 4 no circulan los miércoles. Ahí van cuatro infracciones. Además, pues pa que no circules en día indebido te hacen el favor de guardarlo en el corralón. Y esa es la quinta multa. Me van a bajar en un día el equivalente (con descuento aplicado jajaja) a 60 salarios mínimos!!!
En fin. MMF III.
Llegué desde muy tempra, a las 10am. Para no aburrir con detalles bobos, digamos que no pude pasar sino hasta cerca de las 12. En ese inter escuché a las Herenwen. La verdad, que bueno que existan bandas de puras chavas haciendo metal, pero la neta les falta todavía, y además cerraron con un cover sagrado, porque Alone in the dark, de Testament, es una de esas rolas que mejor no tocas, porque difícilmente la vas a igualar o mejorar. Dicho y hecho, no les salió bien.
Luego tocaron otras, pero no les pude poner atención porque, a pesar de ya estar adentro, pues no me podía mover de la carpita de prensa hasta que nos acreditaran propiamente.
Finalmente para cuando tocó Joe Stump, ya todo estaba arreglado, o casi. Una vez más, al igual que en la pre party, soberbio. La diferencia fue que ahora si había gente delante de él y se le veía más emocionado. Gran guitarrista, de esos que gracias a basura como Korn ya extrañábamos. Cuando uno se acuerda de Lars Ulrich diciendo que los solos de guitarra estaban pasados de moda, y luego ve a Joe Stump, lo más que puede hacer es reírse del danés.
Para ese momento ya se habían dejado ver varios conocidos. Por ahí andaban el jacobo de Metal-Rules, Sergio de la Rock Hard, gente de Mordormx, el “abuelito carnitas” de Eyescream, Ayú de Scarecrow, Tránsito Jesús (aka el Mai), Rodrigo Chopo y varios más. Al buen Rodrigo le urgía saber a qué hora empezaba Sadus, pal boot. Preguntamos y nos dijeron que acabando Stump, pero fue mentira, sadus empezó puntual, aunque Stump seguía.
Me fui a ver a Sadus con una expectativa enorme. Y tal vez ese fue mi error. Todo lo que tocaron que sonó a old school estuvo excelente, pero los temas que anunciaban como parte de su nuevo disco Out for blood nomás no me cuadraron. Dejaron de lado el thrash brutal por intros y atmósferas sacadas del teclado. No sé, será que Steve DiGiorgio es una leyenda, pero las bandas (en este caso trío) que recargan toda su creación y concepto en el bajo, a mí, me aburren un poco. Les quedaban como cinco minutos y yo debía arreglar bien mi acceso de prensa, así que me retiré un poco antes. Eso significa que no vi cómo les cortaron el audio, aunque me dijeron que Darren Travis (guitarra y voz) aventó el micro del coraje. Y con razón, eso no se le hace a ninguna banda.
Luego tocó Leaves Eyes, pero a mí nomás no me gusta, y ver a Liv Kristine no justifica una hora de su música jajaja. Iba de salida para buscar un Oxxo, y en el escenario chico estaba Vainglory. Me quedé a verlos para saber si no me habían gustado la noche anterior por malos, o porque estoy idiota. Bueno, tras 20 minutos me quedó claro que idiota no soy, así que la culpa es de ellos jajaja. Tampoco terminaron su set completo, se quedaron a dos rolas de terminar, pero a ellos les dijeron que terminaran, no les cortaron el audio. Lo más entretenido fue que Kate French traía un top estilo corsé de piel, pero le quedaba grande del busto, así que de vez en vez se le salía un seño. Se dio cuenta hasta que el guitarrista le dijo.
Cuando regresé, Leaves Eyes ya se había terminado, y mis informantes me decían que a ellos también les cortaron el audio. Una vez, les creo, aunque no me consta.
Seguía Deicide, una banda que yo nunca había visto en vivo. Brutal. Excelente. Entregada.
Mis expectativas con benton no eran buenas, según yo, y de acuerdo a lo que he leído, es muy mamila. Pero en Monterrey se comportó muy bien. Tuvieron algunos problemas técnicos, sobre todo con monitores y back line. Pero eso en realidad al público no le interesa, porque no se da cuenta. El PA sonaba muy bien, así que por ese lado no había quejas. Lo primero que me sorprendió fue que tocara “Dead by dawn” apenas en segundo lugar. Yo la esperaba más adelante en el show. Benton estaba muy participativo con la gente, y supongo que sus dichos y la forma en que uno se los toma tienen mucho que ver con el sentido del humor que les apliques. Por ejemplo, veía a una chava guapa y le preguntaba a su acompañante “es tu esposa?” sí, “pues qué mal, ya me imagino las cosas que podría hacerle” y se reía. Para mí era broma, y me divertía.
Luego le dijo a alguien “no me mires así, esa mirada sólo se la acepto a mi madre”. Alguien le gritaba el nombre de una rola (no escuché cual) y el contestó “cállate perra. Nomás falta que me digas lo que tengo que hacer. verás (y enseñó la suela del zapato) en esta bota hay más patadas de las que tu culo puede aguantar” jajajaja. Y la gente lo entendió bien, porque se reían sin hacer dramas. Luego tuvo broncas con el cable que conecta el bajo con el ampli de bajo, y lo más curioso es que no parecía haber un roadie que lo ayudara. Lo que hizo fue desconectar el cable y conectar uno nuevo, pero al acercarse al micro, el cable no daba tanto y lo jaló hacia atrás. Benton tomó el pedestal del micro, lo puso dos metros atrás y dijo “pinches japoneses de mierda”, lo cual arrancó carcajadas porque la situación fue en realidad simpática. Luego dijo “esos cabrones japoneses inventan pura mierda, tienen el cerebro más chico (y señala a alguien del público) que tu pito”. En fin, ese tipo de cosas sucedieron toda la tarde. Luego le avisaron desde side stage que le quedaban 6 minutos. Lo anunció en el micro y dijo “nos quedan 6 minutos, así que tocaremos un par de temas viejos para ustedes, porque seguro los conocen”. Al final, la ovación a Deicide fue bien merecida.
Luego llegó el turno de Obituary. Otra gran golpiza de brutalidad sonora. Por derecho propio, Obituary era una de las bandas más esperadas en el MMF. Fueron los primeros en colgar una manta detrás de ellos, con la portada de Frozen in time. El viernes en la noche, cuando por fin llegamos al Hotel, el Germán sacó una playera de su mochila y me dijo, “un presente para tí”. Era una camiseta con esa misma imagen. Así que anduve en el MMF con una playera de Obituary, y cuando empezó el chou se la mostré al guitarrista que tenía frente a mí, y me dedicó un Yeahhh con cuernos metaleros de postre jajaja. Yo los había visto una vez, pero no recordaba lo excéntrico que es John Tardy como frontman. Se mueve de un lado a otro del escenario con cara de angustia, como león enjaulado. Se aerca al micrófono con cara de vómito y se aleja, mueve la cabeza como negando, mueve los brazos como si quisiera matara a alguien. Es pues uno de los mejores en la escena death. Y luego la música, que gloriosa brutalidad. Ese estilo lento de hacer death, la voz inconfundible que no es gruñido ni grito, sino la voz de Obituary y la batería feroz fueron una de las mejores descargas de metal de este año. La única queja es que a mitad del concierto empezó un audio de lluvia, que se prolongó por minuto y medio sin que nada más pasara. Es decir, ellos estaban atrás del escenario, esperando, mientras del PA salía el sonido de una tormenta. Nunca lo entendí. Tal vez sea parte de algo y algún enterado de Obituary lo pueda explicar. Fuera de eso y de que entre rola y rola dejaban pasar mucho tiempo, el concierto fue genial. Ahí sonaron “Slowly we rot”, “Cause of death”, “The end complete”, “Insane” y “Blindsided” entre otras. Durante su show, los Deicide andaban por ahí detrás de la batería y en medio el público. También estaba ahí Lee Dorrian y los Sadus.
Llegó la hora de Edguy. Fue sin duda el momento en que más gente había, parecían headliners. La banda muy en su papel, con coreografías en ciertas rolas, con el Sammet corriendo, brincando, tirando patadas voladoras por todas partes y arengando al público. Creo que en esta ocasión, el humor le falló. Primero leyó una carta medio boba que decía más o menos “Tobi, te espero en mi hotel para que me muertes tu enorme pistola” y bla bla bla ”firma Pedro”. Eso cayó bien, pero luego dijo que ahora entendía porque le decían que Monterrey era famosa por que tiene muchos gays. El silencio fue absoluto, y quedó bien claro que esa parte de la broma no era ben recibida. Quiso componerle diciendo que “bueno, la verdad es que a nosotros nos dicen putos también, si lees Blabbermouth verás que todo el tiempo nos llaman banda gay, pero es mentira, somos heterosexuales. Bueno, todos excepto el baterista”. Eso alivianó un poco el rollo, pero luego empezó a decir que “mañana (el domingo) estaremos en el DF (abucheo generalizado, jajaja) y vamos a tocar más canciones y tendremos un show más espectacular” ya la gente estaba con cara de incertidumbre, porque la neta el choro del sammet no venía al caso. Una vez más lo quiso componer y dijo “Monterrey, les digo esto porque cualquiera que vaya mañana al DF y lleve su boleto de hoy (sábado) tendrá un descuento especial”. Eso por supuesto no era cierto. Total que aparte de sus burradas, el concierto estuvo muy bueno. Tocaron entre otras “Babylon”, “Superheroes”, “Tears of a Mandrake”, “Mysteria” y “Avantasia”.
Siguió Cathedral, que, para mi humilde opinión, se llevó la noche. Y sé que muchos creen que el ganón fue UDO, pero Lee Dorrian, Garry Jennings, Leo Smee y Brian Dixon no tienen nombre. Lo suyo es doom maldito, pesado y directo al grano. Imagino que mucha gente los vió sin conocerlos, y muchos más aprovecharon su presentación para salir a comer. Pero eso no importaba, Cathedral es un monstruo, Lee Dorrian es un gran líder. Con su figura delgada, medio encorvada y con el pelo lacio te recuerda necesariamente a Ozzy.
Hay momentos en que nomás con una mirada te atrapa, porque medio actúa las rolas. Simuló su propio ahorcamiento con el micrófono, sacudió la mata, aplaudió. Recuerdo muy bien que nos miraba y decía “ya ví muchas cabezas sacudiéndose y se los agradezco, pero ahora quiero ver sus puños” y levantaba sus manos y gritaba el clásico “hey, hey, hey”. Y aunque no tienen nada que ver musicalmente, su presencia escénica me recuerdan a la gloriosa Nina Hagen. Con una mirada te embrujan. Y detrás de él, Dixon toca la batería con una precisión y una contundencia que te absorben. Es buena parte del sonido de la banda, eso y la enorme distorsión en la guitarra. Cuando canta “Stained glass horizon” se mete el micrófono dentro de la boca y hace unos gruñidos bastante macabros mientras pone
Los ojos casi en blanco. El sonido muy bueno, cada instrumento (y como sucede con el doom) cada nota se escuchó perfecta. En general creo que fue la banda más cabrona de la jornada. Ojalá algún día vengan al defectuoso y los que nunca los han visto se den una oportunidad de conocerlos. Dejaron bien claro que lo “aburrido” del doom es un mito. Creo también que muchos que no los conocían y los escucharon ahí por primera vez, hoy deben estar buscando sus discos, porque una vez bajo el embrujo de Cathedral, nunca más te recuperas.

Ya me tengo que ir, mañana subo lo de UDO y Blind Guardian.
Fotos cortesía de germán García.
Chico Migraña en el corralón

7 comentarios:

El Mai dijo...

"pero Lee Dorrian, Garry Jennings, Leo Smee y Brian Dixon no tienen nombre"
He vivido engañado. Resulta que son sus apodos. JAJAJAJAJA.
Chale, a mí no me latió ni tantito Deicide.
Migraña... rompiste más leyes con tu cohe en un día que todos los fans del Peje en 40 días de bloqueo. Te felicito. Eso es ser de izquierda.

pedro dijo...

Pues a mi sí me gustó Deicide. Sí, ya se que el mai dice que sonaron a Deicide...
¿será porque son Deicide?, no manches, la voz es impresionante.
Confirmo lo que te dijeron: a Sadus les cortaron el audio en la ultima rola, algo mas o menos similar les pasó a los de Leaves eyes, a los que solo escuché pero no ví porque me salí a comer una hamburguesa, pero sí me di cuenta de que querían tocar una rola más pero ya no hubo audio.
Obituary, simplemente chingón rajamadres...
Edguy, un set bastante completo, con un tobbias haciendo participar a la gente y haciendose el chistoso, lo mas gracioso fue cuando habló de las cancelaciones y dijo que debido a ellas el festival que estaba planeado para el año 2000 se efectuó apenas en 2006 jaja
y disculpame, pero cathedral estuvo aburrido, perdón, aburridísimo.
ah y yo no fui el de la carta..

Ziggy Moon dijo...

yo conozco a uno como John Tardy, jejeje

HELLION dijo...

NO PUEDO CREER QUE A ALGUIEN LE PAREZCA ABURRIDO CATHEDRAL!

Grendel dijo...

Leaves eyes tuvo que suspender la presentación, por que dijeron que había demasiadas fallas técnicas (clips y pops, dijo la mamacita de la vocalista). El esposo trató de hacer tiempo para ver si era posible solucionar los problemas técnicos, pero no se pudo.

pinkhead dijo...

El record de infracciones lo tienes Migraña felicidades jajaja, pues ya ni modo. saludos

yayamaiden dijo...

jajja a q mi migraña pos lo chido q no vives en monterrey wey si no ya sabes inche multas millonarias de aqui

y pos muy chida reseña canijo y si a sadus les cortaron de chingazo la rola y pos si se vio muy mal lo buenoq la raza empezo a gritar sadus, sadu!! y se calamron las aguas

y dicen q tambien en el second stage hacian lo mismo q les cortaban de jalon osease bien mal x todas partes

y pos jejje pa mi obituary fue lo mas chingon años de esperar verlos en vivo y gracias q se me hizo jejejej y si ese john tardy es la mamada esa inche voz unica en el death metal y si jajaj parece leon enjaulado el cabron y el trevor inches miradas q hacia todo excelente y pos si deicide tambien me gusto chingos jajaj aparte andaba muy hablador y bromista

y pos yo la neta nomas vi a sadus ya las ultimas rolas, a deicide y obituary un buen trio de metal para iniciar el mmf

saludosssssssssss