jueves, julio 03, 2008

Kiss Lounge



Ni siquiera se me ocurre una razón válida para no haberlo visitado nunca. Por unas y por otras, era un viaje que quería hacer y sencillamente no había hecho. Hace casi 15 días, la espera terminó. Finalmente mi cita con el Kiss Lounge llegaría a su fin, en parte porque un gran amigo Kissero vendría desde Argentina, y esa visita parecía más que obligada.





Me gustaría pensar que el cover fue de 100 pesos. La realidad es que el impresionante bar no cobra la entrada, y esos 100 pesitos fueron los que pagué de casetas en la carretera a Toluca. Podría haber sido un viaje gratis, por la libre, pero yo me casé en Metepec y en esos tiempos fui y vine muchísimas veces, me consta que es mucho mejor pagar por la autopista que irse por la antigua carretera federal.
La autopista es casi todo el viaje una hermosa visión de bosque, neblinas y recovecos que alegran los pulmones. Iba en mi pequeño Chevy, con Obús a todo volumen, sin nadie que tuviera tiempo (semáforos por ejemplo) para voltearme a ver con cara de “pinche escandaloso ridículo”. “Vamos, muy bien; borrachos como cubas, y qué; aún nos mantenemos en pie; y no nos detendremos, hasta no poder ver”. Cuando puedes ir a 100km por hora (si ya sé, algunos irían a 160, yo no), cantando himnos a los buenos tiempos con los cuates mientras disfrutas de exuberantes paisajes, lo más lejano es el mal humor. Cuando finalmente tienes el Kiss Lounge a la vista, el sentimiento es de mariposas en la panza. Digo, si eres Kissero y vas en la carretera y de pronto encuentras un logo de Kiss de muy buen tamaño, pues te emocionas.





Nos bajamos. Éramos tres: el abogado, Mr. Speed y el Migraña. Mi expectativa era buena, sabía que el lugar es una especie de museo y que está chido, pero nada más. Entramos a una especie de planta alta, funciona como bar tradicional con música juvenil tradicional, algunas mesas de pool y media luz. El abogado nos guió hacia una escalera ubicada detrás de una puerta de rejas. La pared era tipo cueva y el descenso, por quien sabe que razón, era casi a oscuras. Ese breve recorrido estaba medio adornado por algunas fotos de Kiss, nada espectacular y si acaso, la falta de luz impedía ver nada más. Cuando terminó la breve escalerita hacia el sótano, la verdadera aventura comenzó. Lo primero que recuerdo fue que al salir del tunelito lo primero que ves es una enorme vitrina. Ya habría tiempo, mirá hacia la izquierda, a la pared y ahí estaba: el póster era original y confirmaba por fin mis recuerdos. La película de Kiss metes the Phantom of the Park NUNCA se llamó en México Kiss contra los fantasmas; cuando la estrenaron en el cine se llamó Kiss en el Infierno del Rock. Yeah, la enorme sonrisa no desaparecería nunca mas de mi cara en esa noche. Ahora es más o menos común que la pasen en cable, incluso la he visto en el Canal 5, pero el título original era aquél. Y la nostalgia corría por las venas como queriendo llegar toda de golpe a la memoria. Mi mamá había sucumbido a mis súplicas en aquél lejano 1980 (la cinta se estrenó en Estados Unidos en octubre del 78) y había aceptado llevarme al Cine Apolo, de Ciudad Satélite. Estábamos allá por casualidad, porque vivíamos mucho muy lejos de esos rumbos. El lapidario “nomás pregúntale a tu papá” me dio la certeza de que no habría película de Kiss para mí, y así fue. Todo eso me vino a la mente en esos breves instantes en los que admiraba el póster original. Sí, ese lugar parecía tener magia.
El bar está ubicado entonces en una especie de sótano o planta baja. Es enorme, debe tener cuatro “cuartos y un enorme espacio que de ser casa sería para sala, sala de estar y comedor. Vitrina tras vitrina encuentras una impresionante cantidad de reliquias y piezas de colección. Kiko, el dueño, tiene colecciones completas de la discografía en varios formatos. Encuentras en exposición clásicos indelebles de la historia como los lp en vinilo Peor que el infierno (Hotter than hell); ¡Vivo! (Alive!) y Vestidos para matar (Dressed to kill). Estaban todos los sencillos de 45RPM que uno pudiera imaginar, incluso algunos que yo ni conocía como los de Crazy Nights, Smashes, Thrashes and Hits, Lick it up, Asylum... Algunos que tienen mi edad entenderán el placer de ver los cartuchos de Super 8 de algunos títulos clásicos como Kiss o Destroyer. “Mi papá tenía un estéreo de coche que tocaba esos cartuchos” nos comentaba Mr. Speed.





Una de las vitrinas más largas tenía tanta memorabilia que es sencillamente imposible recordarla toda. Es más, llevaría tres o cuatro visitas poder apreciar todo. Pero sí recuerdo un par de botas de piel, punta redonda y suela de goma. Tallados al frente y atrás, cada una traía una cara diferente de Kiss. El juego obviamente completaba los cuatro rostros. Eso y la chamarra original/oficial de la Kiss Army, autografiada, deben valer una fortuna. Por lo pronto valen toda la capacidad de envidia que yo poseo jajaja. Había encendedores zippo, de los normales, pelotas de béisbol con las cuatro caras, tarjetas coleccionables, tarjetas telefónicas, peinetas, muñequitos, muñecotes, peluches, loncheras, llaveros, unos piezas para detener libros más hermosas que Sandra Bullock, lámparas, condones, plumas, todo tipo de juegos de maquillajes, paquetes de vestuario de cada miembro de Kiss, libros, revistas, cassettes, toallas oficiales, contratos de los años 70, chamarras tipo rompevientos originales de varias épocas, juegos de mesa, vasos, tazas, caballitos tequileros...
En otra de las vitrinas el 45RPM culpable de mi kissmanía, el clásico Presumido 78. Cuando mi mamá me lo compró, recuerdo que pasaba horas viéndolo. No entendía (tenía 8 años) lo que veía. Gene Simmons trae un guante que le tapa dos dedos, los mismos que baja para hacer el clásico signo de meñique, índice y pulgar. Hoy se que era un guante, pero de niño creía que de verdad era un monstruo y así era su mano. Estaba ahí el mega clásico 45RPM de las pilas Ray-O-Vac que trae en portada al monito de las pilas y una mini reproducción de la portada de Rock and Roll Over, aunque el sencillo (tanto lado A como lado B) es de Nací para amarte (I was made for loving you). Estaba también el otro 45RPM que tuve, de los solistas. De esa portada tuve también un póster.





Sería interminable buscar en la memoria los artículos que están expuestos. Esa noche tocaría The Elder, banda de casa que dicen suena muy bien. La bronca era que ya era casi la 1am y no salían. Terminamos sentados en un cuarto rodeados de todos los discos de Oro y Platino de Kiss (todos dedicados de la RIAA para el Kiss Lounge, por cierto) bebiendo Indio con sal y limón (yo), Indio y Tequila (Mr. Speed) y Ron con coca light (Aboga). En una de las paredes de ese cuarto había un enorme marco en cuyo interior estaban todos los disco oficiales de Kiss (aunque el orden estaba incorrecto jajaaj) incluyendo las dos cajas The Originals y una réplica en cd de la edición de 800 LP’s del First Kiss, Last Licks. El enorme marco estaba dividido a la mitad con unas versiones tipo cartoncillo de las cuatro caras de los cuatro discos solistas.
Uno de los cuartos (el que ofrece una guitarra de Paul Stanley rota, enmarcados el cuello y sus cuerdas en una parte, el cuerpo en otra), en el techo tiene pintada una hermosa reproducción del Rock and Roll Over. Tiene unos sillones muy apropiados, porque te sientas, miras para arriba y gozas la pintura. Otra de las recámaras tiene en el techo la imagen de la Kiss Army. En fin, el lugar es el paraíso kissero por excelencia, un paseo museográfico por los laberintos de la banda de rock que, además de rock, hace todo tipo de productos interesantes para coleccionar. Es la banda que atrás de los Beatles ha logrado más discos de Oro en la historia de la industria discográfica estadounidense. Tiene más de 2, 500 productos licenciados y sí, es la banda que dio pie a que hoy exista este Chico Migraña, que cada lunes en Sangre de Metal radio pone una rolita en la única sección fija: Chico Migraña hijo de Kiss.

Todas las fotos las tomé de la Página Oficial de Kiss Lounge. Visítenla, hay muchísimas más. El link al sitio estará permanente desde hoy en la sección La Bandera bajo el rubro Santuario Kissero.

Chico Migraña hijo de Kiss

10 comentarios:

Shandi Rock dijo...

Ayayayayayay, pero que bonito lugar!!! Un placer como siempre leerte Luisito. Ya me imaginaba yo, bajando por esa escalera hacia el "Infierno del Rock"!

Te quiero mucho! Kisses
Shandi

ValhallaWarrior dijo...

Hace poco acabo de leer un artículo acerca de porteros en donde dice:

"Sólo un portero entiende lo que le pasa, vive y siente otro portero."

...y parafraseando...

"Sólo un kissero entiende lo que le pasa, vive y siente otro kissero." =)

Yo vivía en Tlatelolco, en los tiempos cuando existía la tienda "El Sardinero", ahí, en 1977, vi por primera vez el disco "Destroyer", que para mi en mis incipientes lecturas de cómics y ciencia ficción me representaban los 4 jinetes del apocalipsis. =)

Todos los martes acompañaba a mi señora madre a dicha tienda y yo me pasaba todo el tiempo en el área de discos viendo las portadas de los LP's, pero recurrentemente caía sobre la de "Destroyer".

Ser "verdadero fan" es muy difícil pues debes de invertir tiempo, DINERO y muchísimo esfuerzo.

Mi primer disco de KISS fue el Dynasty (que ahora resulta que fue de lo peor del rock en ese tiempo JAJAJA!!!), lo obtuve en 1979 y no paraba de escucharlo, sobre todo "Sure Know Something" que desde mi punto de vista es una de las mejores canciones.

Después me pasé encerrado toda la secundaria ahorrando todo mi dinero para comprar la discografía completa (nacional), cosa que ocurrió a finales de 1981.

Cada disco, cada canción, cada detalle de las portadas, todo era un sacrificio ENORME, pero se hace con el corazón.

La envidia aflora por todos lados, desde el vecino rico que pasaba sus vacaciones de verano en Orlando o en Los Angeles y que traía el "Double Platinum" sólo para recordanos que era privilegiado y que nunca seríamos iguales a él, excepto aquella vez que fuimos en 1982 a Phoenix, Arizona de viaje familiar y que cuando mi padre me dio mi lana para traernos "fayuca", en vez de ropa, tenis converse o juguetes yo me traje 10 LP's de KISS =)

Aún recuerdo cuando vi el estreno de la película de KISS, al final me sentí culpable de haber perdido mi tiempo en ver una pelicula tan pero tan mala, donde lo único rescatable era ver las canciones en vivo, pero después de muchos años, en una entrevista a Paul Stanley, confesó que eso de la actuación no se les daba a ninguno de los 4 y que al terminar la película él deseaba que la tierra se lo tragara, en ese momento me sentí liberado de mi culpa casi blasfema JAJAJAJAJA!!!!.

Sólo un kissero entiende a otro kissero.

Saludos

Anónimo dijo...

Mi querido Migrana, la verdad yo no soy tan fan de Kiss, me gustan mucho, los he visto las veces que han venido, pero quiero comentarte que tu pasion al describir el lugar y tus emociones, me han echo querer conocerlo, y me gustaria hacerte llegar una pequena fotografia de mi hijo, el cual, quiere que su fiesta de cumpleanos numero 6 sea de Kiss, asi que contagiado con la pasion que pones, creo que si le cumplire el gusto, y por supuesto estaras invitado

Un saludo, y muchas felicidades por este extraordinario espacio que tienes

Chico Migraña dijo...

Anónimo, con todo el gusto del mundo subo la foto de tu hijo. Mándala a guerejojasso71@yahoo.com, con asunto KISS.

Saludos

El Gallo Ibérico dijo...

Mira namas¡¡¡¡¡¡¡ como morro en jguetería seguro. Historias increíbles del amor a una banda. Quizá yo nunca lo pueda entender, nunca he sido acerrimo fan de ninguna banda, lo más cercano ha sido ser seguidor del metal en general, en lugar de ver la portada de DEstroyer o de Presumido veía las portadas de Maiden o Metallica en la Tienda de la UNAM allá por CU. Creo que a fin de cuentas el amor por algo se comparte de la misma forma y más cuando los padres entienden y apoyan los gustos de uno.

Salute Migrañator¡¡¡¡

Mr. Speed dijo...

Que buen relato Migraña. Pura emoción

El Mai dijo...

Te dije Migraña. Te iba a gustar UN POQUITO, jajajajaja

LokiStardust dijo...

ppppta ps ya ke dices ke vendra kiss hasta el prox año ps me voy a dar una vuelta por el lounge, lo malo es ke no tengo banda con kien caerle pero ps ni modo aunke sea de a solo pero ya ire, desde ke me entere de ese lugar e kerido ir, (una vez soñe ke iba, jajaja),pero despues de leer esto se me hace ke no tardo en ir, ya hasta le dije a mi papa(ke gracias a el soy kissero,metalero y demas)y pues como el tambien ya se kedo con las ganas de ver a kiss este año nos vamos a lanzar para haya

oye hablando de fotos de niños,tengo una foto mia de unos pocos años con mi papa pintado de gene simmons,dice ke un dia ke estaba viendo no recuerdo si un concierto o la pelicula de kiss, cuando acabo me puse a llorar por ke keria seguir viendolos, asi ke el se tubo ke pintar y poner en el estereo un disco de kiss y se puso a hacer como ke el estaba tocando, y solo asi deje de llorar, jaja

entonces si te la mando tambien la subes?

y vuelvo a preguntar, alguien sabe donde consigo o bajo la peli de kiss, pero subtitulada?

kreator dijo...

Chale! A mi me pasaba lo mismo que a Valhallawarrior pero con Iron Maiden, no soy tan contemporaneo como él, en 1989 que estaba en 6o. de Primaria me hice super fan de Maiden tras ver el video en BETA del Live After Death y como pude fui comprando sus LP's Nacionales, me pase varios años intentando comprarlos y me pasaba HORAS viendo cada uno de los detalles de las portadas.

Ahora ya no tengo tanto tiempo para invertirlo en eso, y aun que tampoco tengo lana y si he invertido y mucha para conseguir los CD's de mis bandas favoritas.

Saludos

YAYAmaiden dijo...

jejejj ta con madre ese lugar no he ido pero una vez no se si recuerdes les había dicho q si hibamos pero , por el tiempo no alcanzabamos ejjeje q buenoq tu ya fuiste

pinche tavo se va a volver loko jjejejej

el dueño es todo un personaje el mendigo a estado en varios conciertos , he cotorreado con el nomas por mail

pero no manches es un mega mega fan coleccionista ejejej

saludos y chido por el trip

dichosos uds q lo tienen relativamente cercas, haber cuando vamos ejjejejej