jueves, julio 10, 2008

Verano peligroso

El verano ya está entre nosotros, y para mí significa varias cosas:
1) ya viene mi cumpleaños
2) Ya viene Wacken
3) La chamba se muere casi por completo
4) lo que hace de cada fin de año algo chingón o sin chiste en cuestión conciertos, se cocina en esta época
5) Los tiernitos cambiaron de piel, hoy son Tenderizer. la semana que viene podrán leer una notita en Vive Latino punto com. Esta semana pueden leer sobre Tributo Internacional a Kraken, en esa misma página
6) Después de Tenderizer, escribiré sobre Doomsday



Bueno, también significa que la Revista Marvin saca un número especial doble. Cuando me encargaron mi texto, a finales de mayo, no sabía bien que escribir. Lo mismo pasó el año pasado, e igual que entonces, lo que salió es más bien fumado y curioso. No hace falta mucho para descubrirlo, pero en el texto hay referencia directa a siete canciones de rock y metal en español. El primero que las encuentre ... mmmm, al primero le traigo un souvenir del Wacken (por cuestión económioca no será playera, son muy caras. Una muñequera o algo similar, lo siento). Bueno, como sea, es gratis. Nombre de la banda, la rola y el disco donde apareció primero. En Marvin también hay una trivia, el link está en la sección La Bandera.

El mago y su verano

Cuenta la historia de un mago que un día en su bosque encantado lloró, porque a pesar de su magia no había podido encontrar el amor. Eran los tiempos de los mitos y leyendas, cuando la noche olía a misterio, incienso y aceite quemado para alumbrar. Un ángel caído gritó en éxtasis, parecía un gemido de placer. Conversando con su confidente, un gato de color gris acero con ojos verdes de aceituna se le escuchó decir que aquel amante sin rostro la hizo esclava por beber su sangre. No sabe de lo frágil de mi carne –continuó-, dice que no me encuentra en el espejo y lo enmudece la belleza. Para él, para sus manos expertas, la soledad es su mansión nocturna. Viaja veloz al filo de la luna, quiere llevarla asida a sus espaldas, abandonados por la muerte.
Nigromante poderoso, dominador del nombre primario de todas las cosas, ese lenguaje que mantuvo a los dragones como raza superior por milenios, que les daba poder sobre cualquier elemento, tan poderosos como era, vivía en la angustia del desamor.
Viajó por el tiempo y aprendió, descubrió la cruel realidad de la humanidad, cada vez más alejada de lo espiritual y lo básico, cada vez más apegada a los rumores del lado oscuro. Conoció a una pobre niña que rumiaba, mirada perdida y corazón apagado. Se sentía como ella, piedra, inerte. Cerraba los ojos y pensaba un hechizo para sacarla de su dolor, y sólo encontraba frases dolorosas cargadas de recelo. Y así la recordaba, con las barbas mojadas de brandy y de ron y las piedras rozando sus senos, muñequita de hule, de plástico; muñequita sintética, inhalando bolsitas con resistol, pasa la vida esperando un gran amor. La veía con ternura y ansia sin poderla ayudar, y se angustiaba: cuántas manos han tocado tus manos, las mismas que te han asesinado. Cuántos ojos te han mirado a los ojos, los mismos que al mirarte se han burlado.
Un hombre sin amor está incompleto, y aquél ángel caído no había roto nunca más la quietud de la noche con sus gemidos. Fueron amantes, se dieron todo lo que se puede imaginar, hasta que una noche caliente como pocas, el agotamiento pudo más y al terminar, el poderoso hechicero cayó en terrible sopor, y rendido, se durmió. Nunca fue perdonado, por lo menos hasta ese tiempo. Se colgó de las nubes y las algas, buscó consuelo con entrepiernas varias, en la mezcla de olores de otros cabellos, en los sabores de otros labios, sin éxito. No lo entendía porque conoció mucha piel en esos momentos, y se cuestionaba. Cuantas veces has negado que sueñas otra piel, que hay sudor en tu mirada, que tu voz ya se secó... se preguntaba. Y cuando pasa, ese suspiro es delatador, cuando se aleja, sientes que el mundo se va a caer. Hazlo tu secreto –se murmuraba- y siente lo prohibido. Ese silencio será tu poder. Y poder tenía, sólo que el vació provocado por la pérdida de aquella cuya sangre había bebido era demasiado dolorosa.
Alguno de sus viajes al futuro le salió caro. Un día lo asaltaron, y sin saber ni como ni por qué, se encontró con un tipo que tenía sangre seca debajo de la nariz, la ropa rasgada y muchas ganas de platicar. Con voz ronca y acento de Clavillazo le contó su historia. Tuve un saque de onda en días pasados, me asaltó una banda de reventados -dijo. Saca pa los puros, gritaron tochos, sácanos de apuros, saca los chcohos. El pobre mago no entendía, pero fascinado atendió el resto del relato. Sácate un cigarro que tenga barro, sácate un cerillo que tenga brillo. El pobre diablo seguía su historia: yo saqué las uñas, estaba erizo, pero tres me abarataron y voy p’al piso.
De regreso en su tiempo sabía que tal vez nunca recuperaría el amor de su ángel caído. En el futuro vio que la felicidad es más una utopía que algo tangible, le quedaba nada más la opción del recuerdo y seguir adelante. Eso pensaba cuando un verano en alguna época remota se la encontró. Quiso salvar el recuerdo de su amor, salvar su alma de la tortura eterna del sinsabor, se humilló, suplicó. Se maldijo mil veces por aquella noche y preguntó una vez más que es lo que está pasando por esa cabeza, una promesa o mi mala suerte que será no verte, y en voz de súplica gritó –quiero pedirte un favor, ármate de todo tu valor y mátame antes de decirme no, mátame antes de negármelo.
La vida puede ser más dolorosa que la misma muerte, y eso lo entendió aquél mago con resignación. De origen elfo, su destino era vivir por centurias completas sin sentir el paso del tiempo. Vio nacer y morir muchos amores más, aunque nunca pudo olvidar a su amada ángel caída. A su salud y para satisfacer la parte masoquista de su interior, el mago salía todos los veranos a distintos parajes boscosos y murmuraba una tonada, que decía: cerré los ojos por un instante y te veo a ti, imágenes que nos han borrado de un pasado feliz, sueños que nunca llegaran a hacerse realidad, tu nombre escrito en un pared, con el viento hablará, ¿que hay amigo al otro lado del silencio? Ni las aves ni las piedras ni los árboles supieron jamás que el amigo no existía, que al otro lado del silencio la que habitaba era mujer, la mujer del verano. [Fin de la nota publicada].

Chico Migraña

7 comentarios:

nestoto dijo...

¿y dónde? ¿aquí?

* Rata Blanca - La leyenda del hada y el mago - La leyenda del Hada y el Mago
* Avalanch - El Ángel caido - El angel Caido
* El Haragán - Muñequita sintética - Valedores Juveniles
* Los Angeles del Infierno - Al otro lado del silencio - Diabolica
* Cuca - Mátame antes - Con pelotas
* Jaguares - El secreto - Cuando la sangre galopa
* Botellita de Jerez - Saca - Botellita de Jeréz

¿No vas a hacer trivia para Angent Steel?

Saludos.

GREÑAS dijo...

QUE NO LA LEYENDA DEL ADA Y EL MAGO ES DEL MAGOS ESPADAS Y ROSAS?JAJA

OTRA VEZ EL GREÑAS dijo...

HADA PERDON

nestoto dijo...

Es cierto, ya valió... lo dudé al igual que con el de ángeles, pero en el de ángeles si me dí a la tarea de preguntarle al google, pensé que la rola venía en el Joven para morir.

Saludos.

icarus1 dijo...

Qque bueno que se cambiaron el nombre

José Luis dijo...

Rata Blanca - La leyenda del hada y el mago (Magos, Espadas y Rosas)
Avalanch - El Ángel caido (El angel Caido)
El Haragán - Muñequita sintética (Valedores Juveniles)
Los Angeles del Infierno - Al otro lado del silencio (Diabolica)
Cuca - Mátame antes (Con pelotas)
Jaguares - El secreto (Cuando la sangre galopa)
Botellita de Jerez - Saca (Botellita de Jeréz)

Anónimo dijo...

que pedo migraña aver si publicas la entrevista que le hiciste a mustaine no? quiero saber que te dijo andale no seas ogete