martes, febrero 15, 2011

Textos Marvin, anuncios

Siempre me ha gustado subir los textos que escribo para Marvin, pero a últimas fechas no lo había hecho. Ahora subiré un par, nomás por el placer de compartir y debatir. Anoche hicimos un especial de San Valentín en sangre en la Red, y una de las rolas que usamos tiene que ver directamente con este texto. Luego de las letras, un video de Angel:

Peter Steele, leyenda doom
“¡Sé que te coges a alguien más!” No se me ocurre mejor traducción para el interminable y exquisito coro de Unsuccessfully coping with the natural beauty of infidelity. “I know you’re fucking someone else”, Peter Steele lo repetía una y otra vez en la rola, una de las que mejor describe lo que fue él en vida, lo que fue Type O Negative mientras existió como banda, lo que hoy es su legado.
Lo que Type O Negative dejó para la posteridad depende mucho del cristal con que se mire. Sin embargo es ampliamente aceptado que dejaron una manera menos solemne y triste de hacer doom, sobre todo gracias al humor negro del hombretón de 2 metros que se encargó en buena medida de darle forma a una banda que nunca salió del subterráneo, y que sin embargo es legendaria. Esa canción tiene muchos elementos que fueron típicos en el quehacer artístico del conjunto. Tiene algo de punk sucio, tiene mucho de doom atmosférico, tiene ese delicioso sentido macabro de ver las cosas con cierta ironía (la canción habla sobre una mujer que le pone el cuerno a su pareja). Es larga –larguísima de hecho-, maneja por lo menos dos estilos vocales que fueron muy idiosincráticos en el contexto Type O –una, la voz cavernosa y melodiosa que tenía Steele; la otra a gritos descarnados que ofrecían a la vez ira y angustia-, cuenta con el apoyo de los teclados para matizar, abrir y cerrar heridas. Es una canción casi perfecta, el “casi” establecido porque la perfección no existe.
En vida, Peter Steele fue un hombre atribulado y complejo. Decía que el enorme cuerpo que tenía debía ser usado de alguna manera positiva, por eso hacía pesas. Y no era vanidad, era una extraña fijación con que si lo tenía, debía trabajarlo. Nunca aceptó de buena gana la fama, de hecho hasta el día de su muerte insistió en mantener su trabajo de gente normal: recolector de basura en Central Park. Y dejó de hacer dicha actividad porque el rock se lo impedía, pero cada vez que la banda descansaba, él regresaba a la oficina de Central Park y le daban su antiguo empleo aunque fuera temporal. Según él eso lo ayudaba a mantener los pies en la tierra.
Solía decir que los que fumaban mariguana eran hippies idiotas, y sin embargo cayó en la adicción a la cocaína. Los últimos seis meses de su existencia los vivió libre completamente de drogas. Cosas de la vida.
También pasó sus últimos meses en medio de una renovada fe católica. Solía decir al respecto que había sido muy irrespetuoso y le daba miedo morirse, que de verdad Dios existiera y que él no se hubiera arrepentido. Nada de eso traspasó jamás los límites de su arte, empero: el tema It’s never enough empieza repitiendo tres veces una visceral angustia traducida en la frase Fuck you God. En la canción, su amor se muere y él se la agarra con Dios.
Peter era bajista, y eso se notaba en la forma en que componía. Dicho instrumento tenía predominancia en la música. En el escenario Peter era un monstruo. Enorme, con el pelo siempre pintado de negro mate, con sus ojos verdes clavados en la audiencia y siempre, sin excepción, viviendo cada canción, cada frase.
Su sentido del humor, como se dijo, fue legendario. Habló y cantó de tríos sexuales, de mujeres góticas, existencialismo… Y ciertamente el sexo era algo siempre presente, incluso cuando con sorna recordaba que por necesidad hizo una portada para la revista Playgirl. En la rola cuyas letras abren este texto, dice además: “Ojos que no ven corazón que no siente, el lema de la traición/los profetas predican el perdón y el olvido, lo siento pero no estoy disponible. Y no creas que no sé lo que estás haciendo, cabrona estúpida. Fuiste a L’Amour el sábado en la noche, labios y uñas rojas/vestida dos tallas más ajustada que lo normal/su lengua en tu garganta, su mano dentro de tu falda/sí, soy un hombre, ¡pero igual duele!/ Puta, perra, zorra. Sé que te coges a alguien más…” Y para cerrar los casi catorce minutos, antes de repetir varias veces el coro, el grito de “¡tú, tú haces que me odie a mi mismo!” es sencillamente para chuparse los dedos.
Con todo y la vulgaridad, en su voz, con la música que redondea el tema, no se siente ofensivo sino exquisito. Por eso Steele fue un grande. Fue él quien rehízo Black Sabbath (la rola) y se ganó el aplauso de Iommi, Butler, Ward y Osbourne. La versión original narra en tercera persona un encuentro de un mortal con Satanás. Steele la transformó a primera persona (con él como Satán, claro) y la volvió además una delicia entre sexual paranormal y terrorífica. Fue un genio que nunca estuvo al alcance de las ondas radiales y que se fue demasiado pronto. Su legado está en diversos discos compactos. Para quienes tuvimos la fortuna de verlo en vivo, el recuerdo será lo que mantenga vivo su espíritu, aunque él siempre supo que nada es para siempre:
“Bueno, amaba a mi tía, pero se murió/también al tío Lou, pero se murió. Busco algo que no puede ser hallado, pero tengo esperanza/aún sueño con papá, aunque ya murió. Todo muere, todo muere. Mi ma está tan enferma que seguro morirá/y aunque mi chica está muy bien, también se morirá. Aún busco a ese alguien que andaba por ahí, apenas lo consigo/ahora me odio a mí mismo, quisiera morir. Todo muere, todo muere…”
Descanse en paz. [Fin del artículo Marvin 1]


En el 2009 escribí este que sigue, sobre el arrepentiemiento. Y aclaro que fue 2009 porque algunas cosas han pasado en relación a este texto.
Que se arrepientan los débiles.

Arrepentimiento, vaya palabra cargada de fuerza y dolor. Vivir debería significar todo lo contrario, aunque duela. En el mundo del metal el arrepentimiento no s moneda corriente. Algunos reniegan de su pasado, de algún detalle en concreto, de alguna canción, concierto, frase o aventura. Arrepentirse es de humanos, como errar y reconocer el yerro. Vivir es lo difícil, porque para llegar al momento de arrepentirse de algo, primero debió suceder, y casi siempre, cuando las cosas pasan, el arrepentimiento es lo último en la lista de pendientes.
Ozzy dice que se arrepiente de haber querido matar a Sharon. Vaya, eso es algo fuerte, pero más que arrepentimiento su confesión se parece más a “si pudiera volver el tiempo atrás, ese detalle cambiaría, ninguno más”. Si la hubiera matado otra historia sería, pero no sucedió, y el hecho lo llevó a la cárcel y eventualmente a su primer intento formal de rehabilitarse de su adicción al alcohol y las drogas. No se arrepiente de haberle arrancado a mordidas la cabeza a un murciélago y dos palomas. Le molesta que se lo recuerden todo el tiempo porque significa reducir su carrera a dos hechos aislados. Escandalosos, pero aislados, tipo nota amarilla de revistucha de chismes.
Y es que uno es lo que ha vivido. Arrepentimiento es la frase favorita de los cristianos conversos. Pero eso no tiene chiste, vivir en el despilfarro, tocar fondo, encontrar a Dios (¿alguien recuerda que se hubiera perdido, por cierto?) y luego juzgar a todo mundo por su falta de tacto con la vida es hipocresía, no arrepentimiento. Algunos se convierten pero se callan. En lugar de ir por la vida diciéndole al mundo lo estúpidos que son por no ver a su Dios, siguen su camino y en la privacidad de sus charlas internas buscan la paz espiritual. Eso hasta loable es. Pero Dave Mustaine, de Megadeth, a pesar de ser cristiano desde hace algunos años, no ha dejado de escribir letras tipo Megadeth. Tampoco regala biblias en sus conciertos. Trata de ser una mejor persona y se deja de tonterías y arrepentimientos. O tal vez no, pero el tormento del haber hecho estupideces lo deja para las tertulias consigo mismo.
2009 ha traído consigo grandes discos en el mundo del metal y hard rock. Uno de ellos es Anomaly, de Ace Frehley. El que fuera guitarrista fundador de Kiss y que encarnó por años el personaje del Space Ace, ha tenido una vida atribulada. En su disco, una de las canciones más controvertidas (por el uso de un coro de niños, algo que los puristas del rock no aceptan como válido, no por algo más) es A Little below the angels. La primera línea dice “El alcohol era mi amigo”. Narra algunas experiencias y por ahí menciona el concepto arrepentimiento. Pero en la misma canción se sacude un poco la fuerza de dicho concepto y aclara: “ tomé decisiones arriesgadas, crucé la línea y perdí la fe en el amor. Ahora el camino es claro y mis metas son reales, con ayuda de arriba. Estamos un poquito debajo, apenas debajo de los ángeles. Y está bien, eso suena bien para mí”. Una lectura de estas frases sería que está bien equivocarse. Y también vale arrepentirse, somos humanos y tenemos derecho a serlo.
Lo malo en todo caso es hacer del arrepentimiento una forma de vida, un discurso vacío que termina por manipular a la gente y decirle que el infierno está lleno de gente que no se arrepintió a tiempo. Tal vez por eso hay más canciones anti remordimiento que en sentido contrario. Lo peor que puede suceder en el mundo es quitarle el elemento sorpresa y humano a la vida. Aunque no es ni remotamente un ejemplo a seguir, Nikki Sixx ha declarado que no se arrepiente de haber vivido el infierno de la adicción a la heroína, porque en su torcida visión, la experiencia de haberlo padecido le ayuda hoy a sacar adelante a otros adictos. En el metal el arrepentimiento casi siempre se usa como envoltura para la frustración, como tapadera de la falta de talento y como excusa ante el destino. Pero es también el género del hombre rudo que no se deja seducir fácilmente por el sentimentalismo, así que dicha palabra es casi siempre un pedazo de basura escondida muy por debajo de la superficie.
Por ejemplo, ¿se arrepentirá la Rolling Stone de haber criticado tanto y tan duramente a Kiss? Lo más probable es que no. El cuarteto neoyorquino hizo una carrera tan exitosa que ni las más ridículas necedades de los pseudo críticos de dicha publicación la pudieron opacar. Porque parecía su misión abrirle los ojos a la gente sobre lo patético que era Kiss. No lo lograron, aunque tampoco es factible que les preocupe demasiado. El tiempo demostró que los incultos y faltos de criterio (así llamaron alguna vez a los fans de la banda) fueron ellos, porque Kiss ha vendido más de 80 millones de copias de sus discos, y eso en personas son números enormes. Si se arrepintieran perderían crédito, y lectores, y rentabilidad. Para ellos, tirarle mala leche a la banda significó una especie de declaración de principios, aunque una y cada vez la historia demostrara que estaban equivocados. Arrepentirse hubiera significado claudicar, aceptar que son mortales con una tendencia preocupantemente humana a la equivocación. Rolling Stone es entonces culpable de soberbia, pero no de arrepentimiento.
El arrepentimiento es entonces en el metal un arma de dos filos. Algunos lo han usado con fines propagandísticos (Jani Lane de Warrant dice que se arrepiente de haber escrito Cherry Pie, se vuelve noticia porque de esa rola vive, luego dice que nunca se arrepintió y que nunca dijo lo que dijo, que ese tema fue el motor de su carrera) y otros se han dejado seducir por sus garras en momentos de sensibilidad extrema (Mustaine diciéndole a Lars Ulrich de Metallica, frente a una cámara encendida, que no ha superado su salida de la banda). Como sea, arrepentirse es de humanos pero no de metaleros (aunque esto, claro, es sólo de dientes para afuera). [Fin del texto sobre Arrepentiemiento]
Pondré en versión YouTube la rola de Ace que se menciona en el texto y una de Megadeth, que viene al caso nada más porque me gusta y porque ayer la programamos en la Sangre jaja. Ambas son sin video porque no hay, pero se pueden escuchar.




Y ya que andamos con rolas de ayer, algunas que se quedaron fuera por cuestión de tiempo, pero que eran parte de la idea que teniamos del programa, fueron estas:










Y ya entrados en la onda YouTube, esto me lo mandaron los de EyeScream:


Para finalizar, ya me dieron los boletos de trivia para Maiden. Pendientes porque en estos días comenzaré la trivia. Seguro estará manchadona y en momentos será muy mamona. Habrá preguntas Maiden y habrá preguntas no Maiden. Sobre advertencia no hay engaño, así que cuando comencemos, si no les late el formato, por lo menos sabrán que así iba a ser.

saludos

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos!

Totalmente fuera del tema: Ya te preguntaron acerca de una posible firma de autografos con Katatonia y parece ser que no es posible. Acerca de los mismos: Sabes si les va a abrir alguna banda y si en esta ocasion tocan en el escenario principal? Que no sea en el lobby por favor! Si es ahi pues ya que, el chiste es verlos...

Gracias!


G.R.A.

Chico Migraña dijo...

Les abre Apogee of Despair.
Aún no se si será en el grande, parece que sí, aunque eso depende de cuánto venda y de nada más.

Anónimo dijo...

Vas a vender tu libro en el concierto de Katatonia? Me gustaria comprar uno. En que puesto seria?

Gracias!

Anónimo dijo...

ahh que triste.. sin haber visto las preguntas de la trivia ya se que ya valio jajajajja... lastimas :(

Soonen

KREATOR70 dijo...

Sobre el arrepentimiento como lo comentas, es de humanos, deberia de ser algo normal y natural ya que es de humanos equivocarce, tomar malas decisiones o acciones o simplemente desear mas, el ser humano siempre sueña, desea y no se conforma con lo que tiene, no deberia de ser algo para avergonzarse.
Para mi alguien que dice no arrepentirse de nada es alguien que o vive en una burbuja en donde nada le pasa y de plano nada hace o alguien lo suficientemente mediocre y conformista que no cree y esta convensido que no hay nada que pudo haber hecho mejor.
Yo si tengo mucho de que arrepentirme y cosas en mi vida que quisiera cambiar.
Y como dices al final, la mayoria que dice no arrepentirse la hace de dientes para fuera (no solo en el metal).
Y de la parte religiosa y los arrepentidos, es algo que cada quien decide, personalmente no entiendo el por que Dios y el Metal "deban" de estar peleados.

Comentarios sin afan de molestar u ofender a nadie

Saludos

Anónimo dijo...

Yo si me arrepiento de 3 cosas en la vida.
Quisiera cambiarlas pero ya no puedo.
Tambien quisiera saber si existe un dios, y no por hipocrita y cambiar mi manera de pensar y de hablar de un dios, si no para que le ponga un alto a tanto desmadre.

Pero al paso del tiempo, nadie se asoma, la rola de Motör, "God was never on your side" es una gran verdad.

Como dice Kreator, dios y el metal no deben ir siempre peleados.

¿¿O acaso la rola de TON "These three things" es satanica o blasfema????
Es un Peter con cierta conciencia espiritual (por no decir religiosa) y la rola esta muy chingona y bien creada, sin nunca perder el sentimiento que rodea a TON.

DR.

Anónimo dijo...

Por cierto, me gana el sentimentalismo jajajaja y me falto escribir que Petrius Steele para mi, es la pinche neta.

Algo así como un Mustaine pero en un genero enfocado a expresar todos los miedos, excesos, egoismos, traumas y sin sabores de nuestras vidas; esos que solo nosotros sabemos y no queremos contar.
Chido por ti Petrius.

DR.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Kreator70, cual es el problema con las personas que odian a los espirituales o religiosos? Cada quien sabe su pedo. Creo que la religión y el metal no estan peleados para nada. La gente se toma todo muy en serio.

Saludos

Charlotte dijo...

Bueno lo de TYPE O NEGATIVE, EXCELENTE!

Anónimo dijo...

Esa de Angel NO es de Type O negative,es de Tears Of Passion, Saludos Migrain!

Toño