martes, mayo 30, 2006

King Diamond

Éste es el artículo que salió en Marvin durante el mes de abril. King Diamond, una de las cuentas pendientes que tengo, pues nunca lo he visto en vivo. Alguna vez (no recuerdo bien el año) vino con Mercyful Fate. Era un show de Dilemma y lo hicieron en el Cine Ópera. Fuí con unos amigos con los que comenzaba a organizar conciertos de bandas nacionales (por lo que calculo que aquél concierto habrá sido por el 93 tal vez) y fuimos a buscar a los organizadores. Yo no compré boleto porque me dijeron "y pa que gastas, orita que nos den chance". Pero llegamos y ya estaba lleno, no hubo chance de pasar y me tuve que quedar con las ganas. Éramos como cinco amigos y sólo podían pasar dos.
Uno de ellos, según él para consolarme se pasó 5 minutos "para ver como estaba el inmueble" y cuando salió me dijo "no te pierdes de mucho, hay un chingo de gente, una banda de metal con un cantante vestido de vampiro y cantando como vieja" jajaja.

Antes de escuchar The Puppet Master me encantaba Abigail, era (bueno, sigue siendo) un discazo. Lo compré en una tienda que se llamaba Discos Ser (que por cierto al que atendía le decían El Mike), y que luego fue bautizada como Rock and Roll Circus (atendida por una leyenda del tatuaje y piercing, Danny Yerna), en la planta baja de lo que alguno seguro recuerda como el bar LUCC: La Última Carcajada de la Cumbancha. Era importado y venía en funda de papel, con las letras impresas.

Y me encantaba la capacidad de King para inventarse esas historias macabras. Sólo que cuando escuché Puppet, Abigail, The Cosnpiracy y cualquier otro se quedaron cortitos.
En la nota me refiero a un extravagante método de escucha. Es cierto. El disco lo escuché completito en los audífonos, con la luz de una vela iluminando el librillo con las letras. Y la experiencia fue realmente sobrecogedora. Cualquiera que no lo haya escuchado todavía pero planee hacerlo, le recomiendo escucharlo de corrido y sin interrupciones. Y sobre todo, primero escucharlo y luego ver el DVD. Ahí, King narra la historia del titiritero -maquillado y todo-
pero pierde todo el encanto. Lo mágico en ese disco es ir descubriendo cada personaje y cada crimen maléfico al ritmo genial de Andy LaRoque, narrado por las voces de King y su novia.

Las fantasías malditas de King Diamond

Medianoche. Es la Budapest del Siglo XVIII, la víspera de navidad. En la calle, el frío y la niebla; en el teatro, un espectáculo de marionetas. Y comienza la historia y el terror crece en la mente como los aullidos de desesperanza en las pesadillas de los mortales. El disco ofrece una advertencia: “No puedes hacer marionetas con los cuerpos de los muertos y luego imbuirlos de vida. Y aunque pudieras, NO LO INTENTES!!! La siguiente historia está basada en las pesadillas de un niño enfermo. Un chico confundido que no ha podido encontrar la luz. Yo”.
Es King Diamond, el rey de los discos conceptuales, de las fantasías épicas del terror. Toda su carrera solista ha sido una constante lucha por establecerse como un enviado del mal, y para tal fin ha creado varios discos con una historia hilada tema a tema.
El clásico, el que todo mundo en el metal conoce (y si no, que pena) es Abigail. La historia torcida, enferma, fenomenal y escalofriante de la familia Lafey que narra los sucesos dentro de una macabra mansión entre 1777 y 1845. Hay un fantasma, una posesión diabólica, un triángulo amoroso, asesinato, venganza...Y luego vino Abigail II, ella y el amante no murieron en la primera parte y la estupefacción oscura revive. Es un dueto de discos conceptuales lleno de una fantasía aliada del abismo y la terrible realidad del lado oscuro de la vida. Se deben contar además, Fatal Portrait, Them, Conspiracy, The Eye, The Spider’s Lullaby, Voodoo y The House of God, todos discos conceptuales, elegías mortuorias, fantasías épicas de aquel que advierte sobre las marionetas, el danés maldito, King Diamond.
El disco en cuestión es The Puppet Master. Una portada negra que ofrece el logo de la banda, una cruz en el suelo sobre unos hilos, junto a un bisturí y gotas salpicadas de sangre. Es una escena macabra, una invitación ineludible a perderse una vez más en una historia sórdida que además de excelente y desquiciada, arrebata el sueño con deliciosa malicia.
Los de King Diamond son discos para prestar atención. No son recomendables como fondo para seducir a la novia o como acompañamiento durante las horas de trabajo. Es perfecto para escucharse en la quietud de la medianoche, con audífonos, una vela iluminando el cuadernillo para seguir a detalle la intrincada historia. Una copa de vino tinto (la sangre puede ser un poco más difícil de conseguir), concentración, valentía y listo, que comience la aventura.
Detallar la historia sería tan grave como platicar el final de una película de suspenso. Baste decir que King cumplió su promesa cuando advirtió que The Puppet Master sería la obra más descarnada, macabra y genial de su carrera solista. El disco obliga a mantener los ojos bien abiertos, a sentir pena por la pareja de enamorados; odio por Emerencia y su marido, el titiritero; pesar por las víctimas:
“En lo profundo de la noche a través de los pasillos más angostos, sigo cada paso que ella da. Hay una luz que mana detrás de una puerta al fondo. ¿A dónde se fue? Oh no, lo que veo es un espectáculo de horror...luego el golpe...”
La primera vez. Ese es el gran concepto detrás de la música de King Diamond. La excitación, los brotes de adrenalina mezclada con miedo; la liberación de los demonios propios y las corretizas de sensaciones apenas debajo de la piel; eso sólo es posible cuando la música del Rey Diamante brota en todo su esplendoroso desazón de cada bocina. La primera vez que uno se mete en las historias suele ser una experiencia física y mentalmente aterradora pero vigorizante a la vez.
“Escucho la voz del titiritero, palabras mágicas de tiempos ancestrales. Me siento raro por dentro, como si algo dominara mi mente. Pánico, pateo el estante...con todos los jarrones. Uno de ellos cae al piso. Rojo!!, oh, tan rojo, es sangre!! ‘Cómo te atreves a perturbar mi trabajo’”
La historia involucra a King; Laszlo, el titiritero; Emerencia y Victoria, la novia del protagonista. Para mejor efecto (y vaya que lo logra con maestría) Diamond cuenta con el apoyo de Livia Zita en las voces femeninas.
Queda claro que no todas las fantasías del metal involucran dragones, princesas, batallas épicas y héroes. Lo macabro también es fantástico, y para eso, King Diamond es, efectivamente, el rey.
“Hay un rumor por ahí, se dice que el titiritero construirá un nuevo teatro en el corazón de Londres, será para niños y lo administrarán su hijo y su hija. Oh, será un baño de sangre...”

*Todos los discos mencionados, excepto The Puppet Master, son editados en México por CDI [Fin de la nota publicada]

El eterno molino de los rumores indica que este año, hacia el último tercio, King Diamond podría venir a México. Ojalá, porque es una de las glorias del metal escenificado. Por cierto, además de que es chaparrito y muy amable, el malvado King es vegetariano.
Toda una cajita de sorpresas.

Chico Migraña

15 comentarios:

HELLION dijo...

QUE ONDA. YO ESTUVE EN ESE CONCIERTO DE MERCYFUL FATE, CREO QUE FUE POR AHÍ DEL 95 O 96, SE POSPUSO LA PRIMERA VEZ PORQUE KING DIAMOND SE ENFERMÓ DE LA VOZ. FUE IMPRESIONANTE ESCUCHAR LA POTENCIA DE SU VOZ EN ESE ESPACIO. LA VERDAD, EL ABIGAIL 2 NO LE LLEGA AL PRIMERO, UNO DE LOS DISCOS CON MÁS SOLOS Y PASAJES MUSICALES QUE SE HICIERON EN LOS 80´S, ADEMAS DE UNA HISTORIA QUE TE ATRAPA Y TE MANTIENE INTERESADO DE PRINCIPIO A FIN.

"I am alive inside Your Wife
Miriam's dead, I am her head..."

SERÍA BUENO HACER UNA RESEÑA DE ESTE DISCO. SALUDOS Y COMO DICE EL MISMO REY DIAMANTE:

STAY HEAVY!

El Mai dijo...

Saludos, migragnas (en italiano, para que te confunadan el TiziANO con el Fierro, jajajajaja)
Efectivamente, King Diamond es una reatota. Pero para mí, el Abigail fue, es y sigue siendo el mejor disco de King Diamond y uno de los 10 mejores discos en la historia del metal. Hay tantas cosas ocultas en él que parece que estás descifrando Pulp Fiction, jajajaja.
Por ejemplo, "18 is actually 9" se refiere a la edad de Miriam (18 años) que se convierten en los 9 meses de embarazo con Abigail dándole en la madre a la amada de don La Fey... y así, varias cosas... bueno, estoy com oloco. ya me voy.
Cámaras, jajajajajajaj

el poncho dijo...

ya no hablen de esto me da panico jaja. A mi me laten todos los discos, de los viejos el Abigail, y de los menos viejos The graveyard, en este disco la historia tambien esta macabrona, la voz de KD. es fantasmagorica, es un chingonazo, si los vi en el Opera con Mercyful F. de hecho estuve chupando con Carlos, el carnal del Mai, lastima que te los perdiste migraña. hay `pa la otra.

Anónimo dijo...

La neta el King es la riata en este tipo de "historias hechas música". La primera vez que lo escuché, debo admitir que su voz tan peculiar no me convenció del todo, pero al leer las letras de las canciones (y por lo tanto echarme todo el CD, pues si no no tiene chiste, me di cuenta entonces), simplemente me fascinó, y al analizar la música y la voz del King me encontré con un estilo único, que a la fecha nadie ha imitado (o más bien, nadie se ha atrevido jejeje)

Y ese disco con el que conocí al Rey Diamante fue el Abigail, claro!
(Ya después me seguí de filo con los demás, hasta llegar al Puppet, que es el más nuevo). Ya es hora de que King Diamond venga a México y de que lance una nueva historia!! \m/
El Vid

sentinel dijo...

Si, ese concierto de King Diamond con Mercyful fate estuvo pero de poca madre, fue un agazajo escuchar esa grandiosa voz de toda una leyenda

esperemos que alguien se anime y traiga al King otra vez!!!

yayamaiden dijo...

buaaaaaaa yo no jui al de mercy fue en el 96 creo

pero ese wey les dice a todos quitense q hay les voy

las voces q hace el wey te mantienen despierto las historias vas relacionando las rolas es como una historia q quieres conocer le fin pero al mismo tiempo no quieres q se acaba grrrrr

y ojala este año se nos haga verlo aqui en monterrey ta muy canijo ese rumor , y ojala y los viejos y la chaviza vayamos a verlo

es un gran agasajo ver a ese wey todo un icono del ocultismo y lo macabro

y q no vayan 200,300 gentes porq seria una pesima imagen de nosotros

saludos y chido por tu blog jajja no me cansare de escribirtelo

Anónimo dijo...

Your website has a useful information for beginners like me.
»

Anónimo dijo...

Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»

Anónimo dijo...

Very pretty design! Keep up the good work. Thanks.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.

Anónimo dijo...

CREO QUE ESE TIPO DE COMENTARIOS ACERCA DE QUE KING DIAMOND ES UNA VERDADERA RIATA PARADA, ESTAN FUERA DE LUGAR. TODOS LOS QUE HEMOS ESCUCHADO Y ANALIZADO SU TRABAJO A PROFUNDIDAD LO SABEMOS¡¡¡
LOS MEJORES DISCOS CONCEPTUALES QUE SE HALLAN HECHO EN ESTE MUNDO QUE INVOLUCREN SANGRE, OSCURIDAD, TINIEBLAS Y LA IMAGEN QUE EL FAUSTO DE GOETHE NOS DEJO ACERCA DE EL DRAMA QUE EXPERIMENTAN DOS ENAMORADOS TIENEN LA FIRMA DE KING DIAMOND.
STAY HEAVY
SE DESPIDE DE USTEDES THE SPIDER LULLABY

Anónimo dijo...

CREO QUE ES LA MEJOR BANDA Y AUNQUE NUNCA LA EHE VISTO TIENE UNOS ALBUNES BUENICIMOS COMO EL VOODO, ABIGAIL, CONSPIRACY Y EL FAMILY GHOST. DESDE MERCIFUL FATE DEBUTARON COMO UNA BANDA MUY ORIGINAL LA RECOMIENDO A TODOS LOS QUE QUIERAN OIR ALGO BUENO Y DE MATERIAL COM PARA HACER UNA PELICULA.

Anónimo dijo...

Yo no pude entrar a ese concierto pero ojala y lo traigan y le den difusion es el mejor no me canso de escucharlo

Chacha Charlie dijo...

Yo estuve ahí, cerquita del escenario para ver al Maestro de maestros, King Diamond.
Quién con 'The invisible guests' del álbum THEM sonando en el programa de Metal de los jueves en ROCK101, en el lejano 1988 me atrapó para siempre.
El concierto fue en 1996 y de pura casualidad me enteré que vendría al contaminado DF. No lo podía creer, además que el mismo día que me enteré de la llegada de Mercyful Fate,venderían los boletos en el Tianguis del Chopo.
Dejé botada la chamba y luego, luego a tomar camiones y metro para llegar y comprar la entrada.
Ya asegurado el ingreso, sólo quedó contar los días.
El día del concierto, y después de haber pasado a la chamba de un amigo para irnos al toquín y de hacer fila por un par de horas. ya quería que cantara el Master pero tuvimos que ver a Makina y a otro grupo que nunca supe cómo se llamaba.
Después de minutos eternos, se apagaron las luces (yo ya había apañado lugar lo más cercano que pude al escenario), empezaron los primeros acordes de Lucifer y yo y todos ya queríamos, deseábamos ver a King. Yo esperaba ver el clásico micrófono de cruz de huesos, pero fue un poco extraño ver una pierna completa cómo tal. Pero a quién le importaba, si lo que queríamos era ver y escuchar a una leyenda viviente del Metal por primera vez en México.
La personalidad de Kim Bendix en el escenario es realmente sorprendente. Verlo ahí a escasos metros ha sido una de las más grandiosas experiencias musicales de toda mi vida.
Ya casi se cumplen dos décadas de aquel memorable concierto en el Cine Ópera y sigo esperando que de casualidad escuche por la radio que King Diamond regresa a nuestro país.

Chacha Charlie dijo...

Yo estuve ahí, cerquita del escenario para ver al Maestro de maestros, King Diamond.
Quién con 'The invisible guests' del álbum THEM sonando en el programa de Metal de los jueves en ROCK101, en el lejano 1988 me atrapó para siempre.
El concierto fue en 1996 y de pura casualidad me enteré que vendría al contaminado DF. No lo podía creer, además que el mismo día que me enteré de la llegada de Mercyful Fate,venderían los boletos en el Tianguis del Chopo.
Dejé botada la chamba y luego, luego a tomar camiones y metro para llegar y comprar la entrada.
Ya asegurado el ingreso, sólo quedó contar los días.
El día del concierto, y después de haber pasado a la chamba de un amigo para irnos al toquín y de hacer fila por un par de horas. ya quería que cantara el Master pero tuvimos que ver a Makina y a otro grupo que nunca supe cómo se llamaba.
Después de minutos eternos, se apagaron las luces (yo ya había apañado lugar lo más cercano que pude al escenario), empezaron los primeros acordes de Lucifer y yo y todos ya queríamos, deseábamos ver a King. Yo esperaba ver el clásico micrófono de cruz de huesos, pero fue un poco extraño ver una pierna completa cómo tal. Pero a quién le importaba, si lo que queríamos era ver y escuchar a una leyenda viviente del Metal por primera vez en México.
La personalidad de Kim Bendix en el escenario es realmente sorprendente. Verlo ahí a escasos metros ha sido una de las más grandiosas experiencias musicales de toda mi vida.
Ya casi se cumplen dos décadas de aquel memorable concierto en el Cine Ópera y sigo esperando que de casualidad escuche por la radio que King Diamond regresa a nuestro país.