miércoles, noviembre 07, 2007

Notas varias

La Sangre no descansa.
1o- Preparen sus oídos y computadores porque el día 21 de diciembre, Sangre de Metal por Rock Conexion ofrecerá un maratón metalero. No se como va a estar (ese programa de radio sale cada lunes, sin nada de preparación) pero sí les puedo adelantar algunas cositas. tendremos regalos, probablemente playeras, chance discos, puede ser algún pase doble para Maiden... Estaremops seguro (aunque no se si todo el día) el mai, el Mikkel, el Caníbal y yo. Invitaremos a algunas personas más (veremos si quieren ir). La idea es que dure por lo menos 12 horas, es decir medio día de puro metal y babosadas de parte de los locutores. ya para entonces tendremos chance de poner MP3 y que se grabe, así que llevaremos varias, muchísimas cosas oscurones que tenemos entre los cuatro.


Entre sus seguidores, éste es el disco que más divide opiniones

2o- Ya tengo transcritas un par de entrevistas para subir en estos días. Una con Markus Grosskopf, bajista y fundador de Helloween y otra larguísima y muy interesante con Jeff Walker, de Carcass.
3o- Hasta ahora, la venta de Maiden empieza el 1o de diciembre y hasta ahora, NO hay pre venta Banamex.
4o- La gira Helloween/Gamma Ray está confirmada para México, en abril.
5o- A los que les interese, Chris Cornell (Soundgarden, Audioslave, Temple of the Dog) viene a México. 16 de diciembre Vive Cuervo Salón, 18 de diciembre Guadalajara y 19 de diciembre Monterrey.
Como tengo poco tiempo, acá les dejo tres notas. Primero, la que salió en Marvin en septiembre. El tema de culto era Gritos. Después, la que saqué en el periódico La Crónica, el domingo pasado, sobre Ozzy y para terminar, otra que saqué en La Crónica, el 14 de octubre. Esa es de Marty Friedman:

Halford, Dios de metal forjado a gritos

En el tiempo de la humanidad han existido miles de dioses. Cualquier situación difícil de entender se explicaba con la divinidad. “Dios es un concepto que usamos para medir nuestro dolor” decía John Lennon. Pero no todos los dioses duelen, ni todos exigen sacrificio para la vida eterna, ni todos son inmortales. Por lo menos el Dios del Metal es de carne y hueso, cantó en una de las primeras bandas de metal, se fue para hacer una terna de proyectos solistas y regresó a casa para que el mundo le rindiera tributo a gritos, otra vez. Es el Dios del metal porque así lo ha nombrado la historia, porque así lo conocen otros cantantes legendarios. Porque Rob Halford se ganó a gritos ese nombramiento.
Halford es el segundo cantante de Judas Priest. La banda empezó con un Al Atkins en la voz, aunque también empezó tocando blues, no metal. La descarga decibélica comenzó por ahí de 1973 cuando el entonces desconocido Halford se unió a la banda. Y pasaron algunos años y algunos discos antes de que su voz fuera reconocida como la mejor en la historia del género. Con Sad wings of destiny, editado en 1976, ya se veía venir el torrente de gritos controlados que harían de Halford leyenda. Temas como “Tyrant” y “Ripper” lo mostraban impecable, aunque en esos días había muchos que alcanzaban y sostenían altos registros vocales. Siguieron Sin after sin (con el tema “Sinner”), Stained class (“Exciter”, “Invader” y “Beyond the realms of death”) y Hell bent for leather, discos que fueron estableciendo a Priest como banda y Halford como cantante entre la élite del naciente movimiento del heavy metal. Sin embargo la deificación total llegó con el clásico de todos los tiempos British Steel.


Dios

Su portada con una navaja de afeitar sostenida por una mano es tan reconocible como el tema “Metal Gods”. Tal vez de ahí nació el mote para Halford, a pesar de que su trabajo en discos como Screaming for vengeance y Defenders of the faith lo aseguraron definitivamente. Aún recuerdo haber comprado el Defenders en una tienda Aurrerá. Una vez rodando el vinilo a 33 revoluciones y un tercio por minuto, los gritos de Halford en “Freewheel burning” y “Jawbreaker”, los dos temas de inicio, me pusieron de rodillas. Dios existe y grita.
Muchos eran grandes cantantes pero ninguno llegaba a los niveles del Dios del metal, ese que enfundado en su cuero y estoperoles lo hacía sin mostrar enormes esfuerzos, sin perder la nota, extendiendo con su voz las emociones de las canciones. Alguna vez Gene Simmons de Kiss decía que “parte de lo difícil en el rock es aprender a gritar las canciones”. La voz de Rob Halford parecía venir del infierno, era hasta el momento en que cada uno de sus fans se transformaba en gritante profesiopnal de regadera y no llegaba ni a la décima parte de las alturas del cantante que quedaba claro lo complejo de su trabajo.
Para 1988 la banda ofreció Ram it down, y dentro de él se escuchaba magia pura; la letra invencible de “Heavy Metal” (una bestia encabronada con armadura plateada, nacida del acero y la piel, sobrevivirá en contra de todos los pronósticos y se manifestará en estampida por siempre; entre los ojos lo escucho gritar y electrificar mis sentimientos, Heavy Metal) y la voz a gritos, increíble. Pero faltaba más, con el 90 llegó Painkiller. Uno de los discos más completos de la historia, la canción que daba título al cd mostraba a un Halford en tonos aún más altos, sostenidos y contundentes. Pero el sueño acabó. Por razones que sobra exponer, el Dios del Metal dejó a Priest y se fue de carrera solista. Hizo tres proyectos: Fight, Two y Halford. Siguió demostrando su capacidad, pero no era igual. El mundo del metal gritaba por su regreso, él gritaba por encontrar paz: “Estoy excavando en lo profundo de mi alma para sacarme de este maldito agujero. Saqué a los demonios de mi corazón y vi que la verdad estaba conmigo desde el principio. Ángel sagrado sácame de este ardiente infierno, resurrección, lléname. Hijo de Judas trae a los santos para mi venganza, resurrección, llévame a casa”. Halford quería volver, y para demostrarlo hizo de este tema (“Resurrection”, del álbum homónimo del 2000) una muestra de su intacta capacidad vocal. Ni siquiera hace falta ser metalero para escuchar su voz, erizar los cabellos de la nuca y exclamar en vilo por el registro, el drama, la pasión y la fuerza de sus gritos. El Dios del metal estaba vivo, y ese disco lo dejaba bien claro.


Son of Judas bring the saints to my revenge, resurrection take me home

Regresó por fin a casa. Judas se había mantenido a flote con un excelso suplente en la persona de Tim “Ripper” Owens, pero siempre se sintió que algo faltaba. Halford se reunió en la cocina de su casa con sus viejos compañeros, hablaron y un nuevo capítulo de la Biblia metalera quedó sellado. Su regreso fue a la vez demoledor e impresionante. A sus poco más de 50 años de edad, con su trabajo vocal, con sus gritos descarnados e inigualables en Angel of retribution, el Dios del metal ocupó una vez más su trono. Y es que cualquiera puede gritar, de hecho esa es parte fundamental del metal: gritar y desahogar, gritar y sentirse libre, gritar sin que nadie pueda decir que está mal. Pero una cosa es gritar y otra muy diferente es cantar a gritos. Más complicado aún, hacerlo bien. Dios del metal hay uno solo, y fue a gritos que alcanzó su divinidad. [Fin de la nota publicada]

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La Crónica de Hoy, domingo 4 de noviembre, 2007
Ozzy, un legado ultrajado

Hay muchas maneras de delinquir. Orinarse en el Álamo, en Texas, es una de ellas. Es fácil también que alguna actitud tonta trascienda en leyenda, sobre todo cuando aquel que la desarrolla es un icono de la cultura del rock. Arrancarle la cabeza a un murciélago de una mordida sobre un escenario, y repetir la hazaña con una paloma en una reunión con ejecutivos de un sello discográfico son buenos ejemplos.
Ozzy Osbourne es famoso entre los metaleros porque fue uno de los cuatro miembros originales de Black Sabbath, la banda que inventó o definió de manera concreta el heavy metal. Es famoso también por sus correrías inducidas por el abuso de alcohol y drogas por años, es reconocido entre las amas de casa por su errático desempeño paterno y conyugal en la serie The Osbournes. Sin embargo esa popularidad nunca había sido sustento de una trampa policiaca para detener sospechosos con órdenes de aprehensión. Hasta ahora.


"I'm the fucking Prince of Darkness"

El pasado lunes Ozzy ofreció un concierto en Fargo, Dakota del Norte. Usualmente en su página de Internet se venden boletos VIP (con acceso al camerino unos cuantos minutos para firma de autógrafos y fotos). Para este concierto, una empresa llamada PDL Productions hizo una invitación a 40 personas "muy selectas", con ese mismo gancho. Al final resultó que la productora no existía, era todo parte de un plan del comisario local Paul D. Laney. Este sujeto creyó conveniente engañar a los 40 individuos que cuando llegaron a la inexistente cita, fueron arrestados. Obviamente Ozzy no está a gusto con estas prácticas y no tenía idea de que sucederían. Al respecto comentó que "este comisario se voló la barda con sus jueguitos. Demerita mi reputación al sugerir con sus acciones que yo atraigo criminales a mis conciertos, lo cual es falso. La gente que me sigue es gente trabajadora y buena que ha sido de gran apoyo en mi carrera por casi cuatro décadas". El comisario ofreció una rueda de prensa para pararse el cuello, mientras el mundo del metal desaloja sus entrañas en forma de vómito biliar corrosivo ante semejante ultraje. [Fin de la nota publicada]

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La Crónica de Hoy, domingo 14 de octubre, 2007
Más metalero, imposible

Metal o no metal, esa parecía ser la pregunta. Marty Friedman no necesita presentación entre la comunidad metalera. Basta nombrar dos proyectos en los que se involucró y se hizo grande para entenderlo: Cacophony y Megadeth. La primera más que una banda fue un dueto impresionante entre él y Jason Becker. Y en este punto, a manera de homenaje, vale la pena hacer un paréntesis y destacar algunos detalles de Becker. Tras convertirse en uno de los guitarristas más talentosos sobre la faz de la tierra dejó Cacophony para integrarse a la banda de David Lee Roth. En 1989 contrajo Esclerosis Lateral Amiotrófica. Se trata de una enfermedad neurológica progresiva, invariablemente fatal, que ataca a las células nerviosas (neuronas) encargadas de controlar los músculos voluntarios. Jason fue diagnosticado y sentenciado a tres, tal vez cinco años de vida. Hoy, 18 años después, sigue vivo y luchando. Su historia se puede conocer a fondo en www.jasonbecker.com


Así se ve Marty Friedman en los espectaculares de Tokio

Pero esta columna está pensada en Marty Friedman, el talentoso guitarrista que junto a Dave Mustaine creó Rust in Peace, uno de los cinco discos más influyentes de la historia del thrash y speed metal. Pero es también el personaje que con el paso de los años quiso usar a Megadeth para sacar de su pecho el ansia de experimentar con ciertos sonidos más bien poperos. La historia es larga y conocida: en breve, dejó a Megadeth, se mudó a Japón y se convirtió en mega estrella.

Allá hizo pop con anclaje en la música tradicional nipona, se convirtió en celebridad televisiva y poco a poco, demostró que aún corren ciertas partículas de metal por sus venas. Liberarse de Megadeth le permitió hacer rock duro cuando quiere, pero hacer también cosas totalmente alejadas. Hoy, Friedman (por segundo año consecutivo) es la imagen de promoción que escogió la Federación Japonesa de Acero y Hierro. Lo curioso es que no se trata de algo musical sino de un conglomerado de empresas productoras de metal en Japón, una de sus principales exportaciones. Quien lo diría, de la mezclilla y botas, al kimono, a anuncios espectaculares de una industria que fuera del nombre (metal), uno pensaría nada tiene que ver con Friedman. Las cosas de la vida. [Fin de la nota publicada]

Migraña che araña

13 comentarios:

ValhallaWarrior dijo...

Te escuché el lunes comentar la nota de Ozzy, de cierta manera se me hizo irreal e inclusó pensé que la había escuchado mal.

Hay una película protagonizada por Al Pacino (Sea of Love) que es exactamente el mismo "modus operandi", pero aquí el detective Frank Keller (Pacino) invita a un grupo de fanáticos de los Yankees de Nueva York a un supuesto desayuno para conocer al equipo de beisbol.

El wey llega al salón lleno de banda, los saluda y a continuación les dice que todos están arrestados.

Ya que metieron a toda la raza a "las julias" llega corriendo un señor con su hijo diciendo que se le había hecho tarde y que su hijo quería un autógrafo de Dave Winfield, Pacino le enseña la placa y le dice que los Yankees ya se fueron y decide no arrestarlo.

Saludos

Chico Migraña dijo...

Pues esta fue real. Incluso la oficina del Sheriff de Fargo ya se disculpó. Es una nota que difundió AP (Associated Press, es decir, por lo menos está sustentada por el prestigio de una agencia de noticas internacional.
Recuerdo la película ahora que la mencionas jajaja, no cabe duda que lños gringos pueden ser realmente patéticos.

Saludos

Omar Jacobo dijo...

Tambien en Los Simpsons hicieron una redada así.. jeje.

Pedro dijo...

jajaja, yo también compré mi disco LP defenders of the faith de judas priest en aurrera, y de hecho fue el primero que escuche de ellos. Yo conocía "rock hard ride free" y "some heads are gonnas roll" porque las transmitían en WFM en la época de Victor Manuel Luján, y yo también quedé de rodillas después de escuchar las dos primeras rolas.

Anónimo dijo...

chico migraña ya hay informacion sobre los precios de los boletos para la doncella?

kreator dijo...

que buen pex por lo de Helloween con Gamma ray en Abril! Pinche año pinta para ser de los mejores y mas metaleros

Lo de Ozzy es una mamada, ni pedo hay cada retrazado en EEUU que ya ni la chingan

Saludos

NP: Metallica - "The Call of Ktulu"

Anónimo dijo...

a toda madre con lo de gamma ray y helloween, chingon! andan diciendo que tambien viene manowar, ojala! ahora que king diamond ande por el gabacho a ver si algun promotor se lo jala para estas tierras, me moriria del recanijo gusto!!!

una pregunta con respecto a los boletos de la doncella: empiezan a venderlos el primero o el diez de diciembre? chido migraña y gracias por tan buenas notas!

Chico Migraña dijo...

Maiden comienza venta de boletos, hasta ahora el PRIMERO de diciembre. La bronca es que cuando lo pongo con numero parece 10, pero es 1o

yayamaiden dijo...

a q pinche sheriff tan mamon

aqui en mexico a huevo lo huebiran linchado si hacia eso ejjeje

y pues a esperar la entrevista de jeff, ya me muero porque sea agosto 2008 jajajja

bueno primero feb 08 y luego de vole wacken ejjejej

pues estaremos al pendiente de la venta jejej , a hueso q nos lanzamos pal defe

Anónimo dijo...

Tal vez sea el unico wey que va a preguntar esto... (Que le voy a hacer...? Tengo mis deslices).

Podrias dar mas informacion de lo de Chriss Cornell...??

Gracias.

Anónimo dijo...

exijo saber el precio de los boletos para maiden para saber si de una vez rompo mi cochinito y cuento el dinero o espero un poco mas para tener mas lana

Anónimo dijo...

exijo saber el precio de los boletos para maiden para saber si de una vez rompo mi cochinito y cuento el dinero o espero un poco mas para tener mas lana

Anónimo dijo...

Emocionante la nota sobre EL METAL GOD. Mis primeros discos de metal fueron el Screaming de Judas y el Number Of The Beast.. Desde entonces el metal quedó marcado a fuego bajo la piel.
Recuerdo el concierto de la reunión de Judas.. volvía a ser un niño otra vez.. The Metal Gods habían vuelto. Todo estaba OK.

Saludos desde Barcelona (España).
Obús