martes, marzo 03, 2009

Cerrando el círculo

Para cerrar el capítulo 2009 de Maiden, y ahora que ya salió el nuevo número de Rolling Stone, aquí les comparto la nota que escribí para la portada pasada:

Iron Maiden

Iron Maiden. El nombre se refiere a muchas cosas más que la banda de metal. De hecho, y a juzgar por la letra de la canción del mismo nombre, Steve Harris conocía la historia del artefacto de tortura que, además, también sus recovecos legendarios. Es común pensar que la estatua de aproximadamente dos metros de alto, un metro de ancho y cubierta en su interior con puntas y picos de hierro se usaba para torturar gente en la Edad Media. Sin embargo la mayoría de las Doncellas de Hierro encontradas son del Siglo XVIII en adelante. Era también ese el apodo de Margaret Thatcher, la Primer Ministro británica que ejerció el poder de 1979 hasta 1990. Finalmente, la canción habla de una mujer que seduce a los hombres y después los mata en una Eiserne Jungfrau (nombre alemán de la iron maiden): “¿No quieres venir a mi cuarto? Quiero mostrarte mis artefactos, sólo quiero ver como tu sangre escurre hacia el piso. La Doncella de Hierro no puede ser combatida, la Doncella de Hierro no puede ser buscada”.
La historia de la banda y sus cambios de alineación (sobre todo en sus primeros años) son historia antigua. Llega un momento en el cual deja de ser importante como se llamó el guitarrista que estuvo 15 días en la banda, tiempo en el cual tocó con ellos en un pequeño bar en... No, Iron Maiden ya no requiere de ese escrutinio bárbaro para llenar espacios. Su trayectoria es muy particular y legendaria, su legado se encuentra repartido en 14 discos de estudio, nueve entregas en vivo, algunos EP’s (cuatro), varias recopilaciones de éxitos, rarezas y una gran cantidad de sencillos. A punto de cumplir 35 años de vida, el hoy sexteto puede presumir que se encuentra en el mejor momento de su carrera, por lo menos en el aspecto de popularidad. Hace un año se convirtieron en la primera banda de metal en la historia de los conciertos en México en llenar el Foro Sol sin otra banda de alto calibre en la alineación (recordemos que Metallica vino con Pantera y Monster Magnet, que Korn y Linkin Park vinieron en formato de mini festival). También ha sido el concierto de rock duro que se vendió más rápido. En entrevista exclusiva para Rolling Stone, Bruce Dickinson comentó que “afortunadamente la banda ha expandido su base de fans en cada lugar que se presenta. Lo mejor es que aún tenemos oportunidad de tocar en lugares donde nunca antes lo habíamos hecho. (En la gira pasada) visitamos países nuevos para nosotros en Latinoamérica, países también como Rumania y otros de Europa Oriental. Recuerdo concretamente Costa Rica que es un lugar en el cual jamás habíamos tocado. Es más, ni siquiera tenemos un sello discográfico que nos represente allá y sin embargo fue el concierto más grande que han tenido, fue al aire libre y fue todo un suceso, todo Costa Rica se volvió admiradora de Iron Maiden. Era increíble”. Pero no todo acaba ahí, el 2008 fue también el año en que el afamado festival alemán Wacken Open Air logró su audiencia más grande en 19 años de historia, y la banda estelar fue justamente la liderada por Dickinson. Literalmente miles de personas tuvieron que ver el concierto desde afuera del área destinada para tal propósito porque no cabían. Nunca antes el fenómeno había tenido tanto alcance, “me complace saber que la gente nos quiere tanto (risas), me pone feliz”.
El fanatismo de la gente por la banda tiene varios matices. Son de los grupos que lograron trascender la barrera de las generaciones y hoy en sus presentaciones es posible ver adultos de 50 años o un poquito más, y niños que a duras penas llegan a la década de vida. Dentro de ese universo particular hay un microcosmos mucho más detallado. Tal vez los de Maiden sean los fans/coleccionistas más devotos del mundo. Basta con echarle una mirada a las páginas de intercambio de bootlegs (grabaciones no autorizadas de los conciertos) para entender el nivel de fanatismo que generan los británicos. Contrario a lo que la lógica podría indicar, a Dickinson este suceso no le incomoda. “Bueno son fans y quieren tener todo lo que puedan. La verdad es que no puedes evitar que la gente grabe los conciertos para compartirlos entre ellos. Parte de ser fan de Maiden significa que, de cierta manera, eres parte de la banda, así que yo no diría que hacen algo malo. La mayoría tiene todos los discos, o por lo menos lo intenta y van a cuanto concierto pueden así que no, yo no tengo bronca de que la gente comparta lo que tiene”. Sin embargo este tema va ligado con otro más moderno, las descargas ilegales por internet. Como en casi cualquier argumento que se le ponga enfrente, el cantante también tiene su punto de vista respecto al asunto, y a pesar de que es muy parecido a lo que piensan la mayoría de los artistas, también ofrece un giro muy personal. Su visión es que: “Para mí la parte triste de las descargas es que, de cierta manera, reduce las expectativas de la gente en cuanto a la música. Creo que es triste, no tanto para bandas como Iron Maiden, porque seamos realistas, nosotros tocamos muchos conciertos y podemos hacer algo de dinero de esa manera, pero eso no aplica para las bandas nuevas. Para ellos las descargas representan un verdadero problema. Imagínate cuántos grupos hay que sufren para tener algo que comer porque la gente sencillamente no paga por la música. La escuchan y la disfrutan pero creen que no vale la pena pagarle a los músicos por su arte. Eso me parece tristísimo. Creo que al final del día la más afectada es la música misma. El músico se dedica a esto porque ama su arte, porque quiere hacerlo y eso me parece fantástico, pero en algún momento también debe comer. Iron Maiden y las grandes bandas no somos los que estamos muriéndonos de hambre pero hay miles y miles de conjuntos jóvenes, que empiezan, y a mí sí me preocupa lo que les depara el futuro. Yo creo que para ellos las cosas van a ser realmente muy duras, aunque imagino también que habrá algunos cambios relativos al internet. Afrontémoslo, la red en verdad es muy joven y está en cambio constante y se profesionaliza en ciertos rubros. Yo si creo que ciertos cambios son posibles, que en algún momento se podrá proteger el arte de las personas. Y me queda claro que muchas bandas no dicen nada de aparecer sin consentimiento en Youtube y Facebook y todo eso que ofrece calidad de mierda porque lo que quieren es promoverse. Ya nadie cree que tenga chiste ir a comprar un CD, como antes, cuando lo mejor del mundo era ir por tus discos de Larga Duración”.
Los seguidores más aferrados del combo inglés entenderán esas palabras a la perfección. En México se han llevado a cabo algunas exposiciones o convenciones de Iron Maiden. Tales encuentros se han convertido en hermosos escaparates donde admirar todo tipo de rarezas originales relativas a la banda. Por ejemplo, la discografía oficial es una sola, pero tiene tantos matices que se transforma en una especie de cofre de tesoros en el cual es posible encontrar joyas que en los círculos de coleccionistas se cotizan en varios miles de pesos. Por ejemplo, México es uno de los países en los cuales EMI (el sello discográfico que los representa) jamás ha re editado el catalogo del sexteto. Se han hecho innumerables reimpresiones, pero hasta ahí. Tal hecho no es para ser juzgado como bueno o malo, es sencillamente un dato curioso, porque algunos países, como Japón, cuentan con varias re ediciones. Cada una con un extra particular. Pero Japón es un caso conocido, no es difícil enterarse que nuestras bandas favoritas graban bonus tracks (temas extra de la edición convencional para el resto del mundo) para las ediciones niponas. Esto ayuda a que las tiendas japonesas compren producto nacional y no acudan a almacenes de exportación con precios más accesibles. Pero hay dentro del mundo de la doncella algunas perlas que se encuentran en territorio latinoamericano. Si algo tienen en común todos los discos de la banda, son sus portadas. Existe sin embargo una rarísima versión del disco Maiden Japan en Venezuela. La portada clásica ofrece a Eddie blandiendo un sable tipo samurai sobre su cabeza. La edición venezolana tiene a Eddie en actitud victoriosa con un brazo levantado, mientras que en la mano del otro sostiene la cabeza cercenada de Paul DiAnno. A sus pies se encuentra un hacha. Ese disco se ha cotizado en sitios de subasta por internet en poco más de mil dólares. Cuenta la leyenda que cuando la banda vio esa portada, decidió retirarla. El problema fue que el embarque a Venezuela ya no se pudo detener.
Otra de las características propias de la doncella es que suelen escribir canciones con significado. Ya sea por influencia del cine, de la literatura o de la historia, muchas de las letras de Iron Maiden son pequeñas novelas que le dejan algo al escucha. Cuestionado al respecto, un alegre Dickinson opinó que “yo no podría cantar canciones que no tuvieran que ver con algo (risas). Por eso no podría cantar canciones pop, porque suelen ser la la la la la y mierda (risas) pero sí, hay ocasiones que escribimos sobre temas grandes o clásicos y otras lo hacemos un poco desde la perspectiva de la ironía, sin tomarnos muy en serio. Es mejor cantar sobre algo que tenga un significado”. Y es ahí donde han surgido muchos malos entendidos, aunque cuando se trata de instituciones como la Iglesia Católica, algunas ultra conservadoras sociedades de padres de familia y otros representantes de la censura, no hay nada que explicar. El clásico “The Number of the Beast” es un tema que narra un sueño, y la cita del principio de la canción es tomada directamente de la Biblia. Otras canciones como “Revelations” y “The Flight of Icarus” son también historias contenidas en dicho libro. Curiosamente, y en el contexto literario, Iron Maiden y Metallica tienen en común una cita del libro Una sombra sobre Insmouth, único relato corto que fue publicado como libro en el tiempo de vida de H.P. Lovecraft (todo lo demás se publicaba en una revista, y en formato libro sólo tras su muerte): "That is not dead, which can eternal lie. Yet with strange aeons, even death may die.". La frase, con un pequeño ajuste forma parte del tema “The thing that should not be” de Metallica, y es el texto que se lee en la lápida de la portada de Live After Death, de Maiden.
Volviendo a la polémica que generó durante años la banda, lo más común fue acusarlos de adoradores del Diablo. La portada de The Number of the Beast anunciaba de cierta manera que se trataba de una sátira. Eddie tiene agarrado al señor de las tinieblas como marioneta y lo mueve a su antojo, mientras Satán hace lo propio con los humanos. Sentido del humor. El problema es que las autoridades eclesiásticas, por lo menos de América Latina, no tenían ganas de reír. Tras culpar a Iron Maiden de ser portadores de los mensajes del Apocalipsis, la influencia de dicha institución tuvo peso suficiente para que en 1992, un concierto ya programado en Santiago de Chile, no se llevara a cabo. Y México no está exento de semejante barbarie y falta de cultura, sólo que aquí el grupo que padeció la cancelación fue Black Sabbath.
Ese 1992 es también año de buenos recuerdos pues marcó la primera vez que la doncella se presentó en nuestro país. En octubre de ese año y como parte de la gira promocional del disco Fear of the Dark, el Palacio de los Deportes abrió sus puertas por dos noches al entonces quinteto londinense. Fueron dos fiestas únicas en las cuales la banda encargada de calentar motores fue la extinta Branda. Esa fue la primera vez que Maiden ofreció un concierto en México, pero no fue la primera vez que estuvo entre nosotros. Antes, por allá de 1983 habían venido con fines promocionales, traídos por la entonces llamada EMI Capitol, su casa discográfica. Muchos fans de la vieja guardia recuerdan con cariño el periplo, aunque muchos también confunden los sitios. El hecho es que fueron a firmar autógrafos y ofrecieron una conferencia de prensa: el recuerdo más recurrente (y que finalmente es el correcto) indica que fueron el Gran Bazar del Toreo, aunque otros aseguran que fue donde que hoy es la Comercial Mexicana de Pilares, otra tienda del mismo nombre en Miguel Ángel de Quevedo y Plaza Inn. La visita dejó varias anécdotas: primero, que la banda no venía completa, sólo venían dos de ellos y no pudieron bajarse del auto en que viajaba por la cantidad de gente que había. Algunos que estuvieron ahí recuerdan que el coche “salió todo golpeado, la gente casi lo levanta”. Segundo, en esos tiempos en México sólo se habían editado el Killers y el Number of the Beast. Tras la impresionante respuesta del público, el sello decidió que no era mala idea editar también los tres discos restantes que existían en ese año: Iron Maiden, Maiden Japan y el que en ese tiempo era el más reciente, Piece of Mind. Aquella visita incluyó también una entrevista en vivo en televisión, en un programa que se llamaba Viernes y que se transmitía en el extinto Canal 13 (hoy es Tv Azteca). A veces muy parlanchín y a veces parco, Dickinson recuerda que “desde el primer show que hicimos en México hasta éste último que pasó la reacción de la gente ha sido extraordinaria”. Las otras ocasiones que han estado en territorio mexicano fueron septiembre de 1996, con Mákina como grupo abridor; agosto de 1998, con Ángeles del Infierno como banda invitada; enero de 2001 en una gélida y mojada noche con un cartelazo que incluía a Quuensryche y Halford y febrero del 2008, con Lauren Harris como telonera. Es decir, contrario a lo que algunos piensan, Iron Maiden es de las bandas metaleras que más veces han estado en nuestro país. Esta que será la sexta visita será especial. “Ahora llevamos el show completo, el que llaman la producción europea, con Eddies gigantes, hienas, gatos mucha pirotecnia, algunas mantas nuevas y el mismísimo Diablo. Amamos México, la última vez estuvimos en Monterrey y Guadalajara y los lugares fueron insuficientes, supimos que mucha gente se quedó con ganas de vernos. Esta vez queremos que todos sean parte de la experiencia de ver a Maiden en vivo, por eso iremos a lugares más grandes” (en Monterrey tocarán en el Estadio Universitario y en Guadalajara lo harán en la Arena VFG).
Otro detalle importante es que esta nueva presentación sigue siendo parte del Somewhere Back in Time Tour. Eso significa que la lista de canciones se regodea en los primeros nueve discos en su trayectoria. Con la promesa de incluir algunos temas que no tocaron el año pasado, la incógnita y el debate en ciertos sectores de su público tiene que ver con sus más recientes producciones. Previo a esta gira habían hecho una serie de fechas, mayoritariamente en Europa, en las que tocaron de principio a fin A Matter of Life and Death, el que hasta ahora su último larga duración. Muchas personas no creen que sea un trabajo destacado, y muchos más consideran que de haber venido con esa gira, el resultado no hubiera sido un lleno total en el Foro Sol. Nunca lo sabremos, por supuesto, pero sí es claro que la tendencia musical de la banda ha cambiado hacia senderos más complejos, con ciertos toques de rock progresivo (introducciones, pasajes instrumentales largos con más melodía y menos fuerza...) mientras que los trabajos solistas de Dickinson han mantenido un brillo más metalero, más directo. ¿Será que él está de acuerdo en esto?: “mis discos solistas son un reflejo de mí y los músicos que me acompañan, pero no me gustaría comparar las dos cosas, no tiene caso. Lo de Maiden es un sonido que creamos cuando estamos juntos como banda, y lo solista es diferente. Con suerte la gente podrá disfrutar ambos conceptos, no hay razón para no hacerlo”.
Los músicos de la alineación clásica de la banda son más bien tranquilos e introvertidos. Dickinson sin embargo fue por mucho tiempo aquél que hablaba de más y que en ocasiones metía en problemas (sin quererlo la mayoría de las veces) a la banda. Eso es el origen por ejemplo de aquella lluvia de huevos orquestada por Sharon Osbourne que les tiraron en el Ozzfest, pero hoy, Bruce suena más maduro. Una de las leyendas urbanas relativas a Maiden era que en los 80 tenían una fuerte rivalidad con Judas Priest. Igual que en cualquier pleito, esta moneda tiene por lo menos dos caras (la versión de cada banda) y si se toma en cuenta la opinión de los fans, tiene miles de veredas. Pero el que fuera esgrimista, co escritor de cine (Chemical Wedding, Reino Unido, 2008) y que actualmente es piloto de avión y conductor de radio, además de cantante de la banda obviamente, tiene una respuesta más bien centrada sobre aquél conflicto: “Bueno, hubo un tiempo en que nosotros éramos la banda abridora de Judas Priest, pero en algún momento las cosas cambiaron. Hubo un festival en el cual, ya sabes, nosotros aún éramos una banda muy joven que venía de Londres y de pronto éramos la banda estelar, y ellos estaban debajo de nosotros. Parece que eso los molestó un poco (risas) pero nada, fue hace mucho. A mí me encanta saber que Priest sigue tocando, me parece que están contentos con lo que han logrado así que no, no hay ningún tipo de problema con ellos, para nada”. Tal vez desde el 2000, cuando hizo un dueto en el tema “The one you love to hate” de Halford, la pregunta estaba respondida, pero incluso en el metal existe siempre un poquito de morbo sobre pleitos legendarios.
Y dentro de esa morbosidad inagotable existe también otro dato histórico en Chile. Los sudamericanos tienen fama de ser muy entregados, tanto que en ocasiones pierden el control. También hay que pensar que los promotores de vez en vez equivocan su elección de banda soporte. Así, en 1996 y tras la previa cancelación por parte de las autoridades eclesiásticas de lo que debió ser el primer concierto de Maiden en Santiago, los británicos por fin estaban en suelo chileno. Los primeros en tocar fueron los locales Panzer. Si bien el recuento de los daños indica que no les fue bien, por lo menos los aguantaron. La siguiente agrupación fue un error total: los Héroes del Silencio no tenían absolutamente nada que ver con la doncella, y el público así lo manifestó. Los españoles trataron de iniciar con el tema “¡Rueda, fortuna!” de Avalancha, pero apenas pasados los 30 segundos de iniciada su participación, la lluvia de escupitajos, palos y botellas fue tal que, sin terminar siquiera esa canción, Bunbury y compañía dejaron el entarimado. Lo peor fue que el incidente no paró ahí. Cuando finalmente salió Maiden, algún inadaptado le escupió a Blaze Bailey y a Steve Harris, lo que provocó una serie de insultos y comentarios del ex cantante. Nada para enorgullecerse, pero ya con el tiempo como buen sanador, la anécdota queda como muestra de que los seguidores de Iron Maiden son muy devotos, y especiales.
También en Europa se cuecen habas. Cuando Dickinson dejó la banda, y entre otras cosas declaró que ya estaba cansado de que los fans aceptaran todo lo que se les daba, sin cuestionarlo, los que reaccionaron negativamente fueron los españoles. Algunas reseñas de los primeros conciertos de Bruce como solista en el país ibérico indican que la gente le daba la espalda, y quienes se mantenían de frente le gritaban traidor. Lo bueno es que el tiempo pasa y todo lo cura. Actualmente son cada vez más los grupos que mencionan a Maiden como influencia, incluso representantes de géneros más extremos, como Carcass. “Mira, creo que Maiden ha creado su propio universo en cuanto a influencias, diría que la banda existe de cierta manera fuera de ese concepto de las bandas modernas y contemporáneas y las influencias, tenemos nuestra propia dirección. No soy nadie para juzgar lo que hacen los grupos nuevos o para explicar por qué no llenan estadios, lo importante es que existe música para todo tipo de gente, aunque creo que en Inglaterra la tendencia es más hacia el sonido de metal más tradicional, más Iron Maiden si quieres, pero en el mundo a la gente parece gustarle mucho el estilo más pesado. Ya sabes, mi hijo está en una banda, muy buena por cierto y él canta con ese estilo a gritos y gruñidos y es algo que yo no podría hacer, perdería mi voz en cinco minutos si lo hiciera, pero en él suena muy bien. A la gente le gusta ese estilo”. Tal visión se complementa con la pregunta sobre su opinión de tocar conciertos en formato festival: “lo que me gusta de los festivales es que siempre hay oportunidad de conocer varias bandas diferentes dentro del espectro del heavy metal, tienes chance de ver bandas que pueden ser más extremas y que le gustan a otro tipo de público que tal vez no conoce tanto a Iron Maiden, Carcass es un ejemplo de eso, y me parece fantástico que así sea”. (N de la R, al momento de esta entrevista, la única banda extra confirmada era justamente Carcass).
Es pues la Doncella de Hierro, la rockera, la que ha sabido evolucionar y mantener atentos a sus millones de fieles seguidores. Algunos elementos que la rodean, aunque fueron clásicos en los 70, en la actualidad les provee de un aura de grandeza. Tal es el caso de volar en su propio avión (con el fuselaje pintado con el logo de la banda, Eddie y los países a recorrer), pilotado por Bruce Dickinson; presentar un espectáculo enorme aunque sin muchos recursos tecnológicos (en lugar de láser, pantallas y multimedia recurren mejor a la pirotecnia, mantas, marionetas gigantes y la interacción con la gente, por ejemplo) y tocar lo que realmente se debe considerar como un conjunto exclusivo de grandes éxitos, sin parecer un acto de nostalgia que se niega a morir. Anunciaron además un próximo disco, mismo que “haremos del mismo modo que los anteriores. Debo confesar que en ese aspecto somos muy primitivos, nuestras ideas siempre se originan en una guitarra, un teclado o una melodía en la voz”. Si lo primitivo es representado por Iron Maiden, corramos entonces por nuestras macanas y sacudamos la cabeza en frenéticos rituales de comunión. Y si eso se parece a la realidad metalera, esa que tantas veces se ha cuestionado por diversos sectores sociales, no importa, ya lo dijo Maiden: “No tengas miedo, conmigo estás a salvo. Honestamente…tan a salvo como cualquier alma podría estarlo, sólo déjate ir. Estás atrapado en algún momento del tiempo...”. Quedémonos pues atrapados dentro de esta Doncella de Hierro. [Fin de la nota publicada].

Migraña en lust for life mode

13 comentarios:

Omar Jacobo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Omar Jacobo dijo...

Excelente como siempre Migraña.

LA CREMA dijo...

Estaría suave que publicaras una nota igual de extensa, pero de KISS.

SALUDOS CREMOSOS

GREÑAS dijo...

MAIDEN SIMPLEMENTE LO MEJOR EN EL MUNDO

Arthur Alan Gore dijo...

Amén.

Eddie dijo...

Que tal Migraña!!! excelente nota! solo que tengo una duda y no se si sea el Alzheimer jajaja! si la memoria no me falla la primer visita a mexico que se dio en el 83 (yo tenia casi 14 años) se hizo en lo que ahora es el WALMART de Av. Universidad a un lado de plaza universidad y si estaba hasta la madre, para ser honesto por tal tumulto yo nunca pude verlos, pero de que habia un coche rodeado de la multitud lo habia, y para constatarlo existen las publicaciones de las entonces desaparecidas revistas Rock Pop y Conecte una de ellas del famoso jose luis pluma, no creo que hayan sido señuelos y que los verdaderos estuvieran en el toreo, en fin y si recuerdo que habian sido solo 2 creo que Harris y Murray ojala y alguien conserve las revistas, yo ya las perdi hace varios ayeres, incluyendo un numero especial de Sonido que traia unas fotos muy padres de todas las bandas pesadas, en fin como siempre es grato leer tus notas, y ojala y pronto consigas fotos de Maiden en el ultimo concierto un abrazo....see ya

AndreaLP dijo...

Me hiciste recordar la época cuando escondía mis discos de Maiden bajo el colchón para que mi mamá no los tirara, jajaja.

Iron Maiden's gonna get you, no matter how far...

victorcalavera dijo...

YEAH MEN!!! AMEN
excelente reseña migraña... despues del concierto leer unas lineas de tal calibre... lo unico q puedes decir es UP THE IRONS y SANTIFICADO SEA SU NOMBRE YEAH!!

saludos

Beruz dijo...

Migraña, abriendo otro circulo

¿sabes si se daran a conocer horarios para el eyescream met fest?

Carlotto dijo...

MAIDEN RULES!

(Tenia tiempo de no decirlo)

Chico Migraña dijo...

Beruz, sí. Cuando los tenga, los anuncio por estos rumbos

Eddie dijo...

Un dato que seguramente te interesara: por que honestamente solo siendo fan de KISS puede ser:
GENE SIMMONS, polémico personaje quien es bajista de la milenaria agrupación Kiss, editará un box set tentativamente llamado Alter Ego, que incluirá material como solista nunca antes escuchado ó lanzado. El paquete que durante años se manejó con títulos como Monster y 100, estará disponible en algún momento del 2009.

Gene SimmonsSimmons sobre la música creada fuera de Kiss:

“Siempre he compuesto material por fuera, pero Kiss es Kiss. Y eso quiere decir que el material de fuera termina en álbumes en solitario, o los guardo. Este año, planeo editar ‘Alter Ego’, un box set de canciones sin haber sacado… son como 150. Escucharán más ‘material por fuera’.”

La última producción como solista del “Demonio” fue Asshole de 2004, que no tuvo éxito alguno a diferencia de su inalcanzable Gene Simmons de 1978, que hizo al tiempo en que los demás integrantes de Kiss en ese entonces, hacían lo mismo dedicandoselos entre sí.

Kiss acaba de entrar al estudio de acuerdo a declaraciones de Paul Stanley, para grabar su primer redondo original en más de diez años.

Salu2...............see ya

KrotaZ dijo...

no mames!!! otro tremendo post del migraña.

"Si lo primitivo es representado por Iron Maiden, corramos entonces por nuestras macanas y sacudamos la cabeza en frenéticos rituales de comunión"
Me sacaste una carjacada al casi casi decirnos cavernicolas, pero vale madres porque es la verdad

UP THE IRONS!!